Artrosis de hombro. Síntomas y signos

Artrosis de hombro. Síntomas y signos

Artrosis de hombro. Síntomas y signos

La artrosis de hombro es una enfermedad degenerativa que afecta a un elevado porcentaje de la población, de manera que es importante conocer todos los detalles acerca de este proceso degenerativo para poder identificarlo analizando los principales síntomas, prevenir su aparición mediante el estudio de las causas, y por supuesto también tendremos en cuenta los tratamientos a los que se puede someter al paciente en el caso de que la enfermedad se haya desarrollado.

Qué es la artrosis de hombro

La artrosis hombro es una enfermedad que se produce por la pérdida del cartílago de la articulación, lo cual da lugar a la formación de pequeños picos de hueso que son denominados osteofitos, y poco a poco la propia articulación se va deformando.

Hay que tener en cuenta que el cartílago articular tiene como objetivo absorber las cargas mecánicas que se producen a lo largo del día, a la vez que también facilita el deslizamiento entre los huesos.

Sin embargo, dicho cartílago se va deteriorando con el paso del tiempo, e incluso lesiones previas agravan esta degeneración, lo cual acaba dando lugar a inestabilidad en la articulación, dolores, dificultad en la realización de movimientos y un largo etcétera.

Causas

Vamos a analizar algunas de las principales causas de la artrosis de hombro:

  • Desgaste en la articulación.
  • Traumatismos previos.
  • Rotura de los tendones del hombro.
  • Factores genéticos.
  • Excesiva rigidez en los hombros.
  • Pérdida de estabilidad por lesiones antiguas.
  • Arturo patilla por lesiones del manguito rotador.
  • Existencia de enfermedades reumáticas que puedan acelerar la deformación de la articulación.
  • Existencia de osteonecrosis.
  • Realización de alguna cirugía previa.

Aunque esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad, conforme vamos cumpliendo años, las posibilidades de que aparezca son mayores, ya que el cuerpo va sufriendo un desgaste progresivo a lo largo de toda la vida.

También es muy importante analizar la artrosis hombro síntomas, de manera que se pueda identificar el problema con la máxima antelación posible para actuar de manera más eficiente con los distintos tratamientos a nuestra disposición.

Síntomas de la artrosis de hombro

Para poder detectar la artrosis de hombro síntomas y signos que se deben tener en cuenta son los siguientes:

  • Dolor en el hombro que aparece cuando se toca o cuando se realiza algún tipo de movimiento en la articulación.
  • Pérdida progresiva de la funcionalidad del hombro.
  • Pérdida de fuerza.
  • Aparece la rigidez articular.
  • Se detecta dolor al aplicar presión sobre los hombros o al colocar peso sobre ellos.
  • En los casos más avanzados, se puede presentar dolor incluso en reposo.
Tratar la tendinitis con fisioterapia

Tratamiento para enfermedades reumáticas

Fisioterapia Especializada en Enfermedades Reumáticas

Sesiones de 1 hora de duración

Tratamiento de la artrosis de hombro

Artrosis de hombro tratamiento deberá ser elegido en función de las características del paciente y de la evolución del problema.

Para realizar un tratamiento adecuado, se procederá al diagnóstico mediante la realización de una prueba de imagen que puede ser una radiografía simple, una tomografía axial computarizada o TAC, o una resonancia magnética nuclear.

Los diferentes tratamientos que se puede plantear el profesional médico son:

  • Tratamiento fisioterapéutico de la artrosis, que incluye la realización de ejercicios para artrosis de hombro.
  • Reposo con la articulación afectada.
  • Consumo de medicamentos antiinflamatorios.
  • Aplicación de calor húmedo y de hielo.
  • Corrección de la postura.
  • Inyecciones intraarticulares con corticoides.
  • Control del peso.

Además, es muy importante comenzar con una vida más sana y activa, lo que significa que se debe adaptar la alimentación para garantizar el consumo de nutrientes que permitan una recuperación más eficiente de los tejidos de nuestro organismo.

De igual manera, se deberá fomentar la práctica de ejercicio físico, incluyendo tanto la realización de ejercicios fisioterapéuticos indicados por el profesional, cómo optar por una vida más activa caminando todos los días e incluso realizando algunos deportes que se adapten a las condiciones del paciente.

Sobre todo es muy importante detectar el problema con la máxima antelación posible, así como someter al paciente al tratamiento fisioterapéutico para artrosis hombro ejercicios recomendados, gracias a lo cual no sólo retrasará el deterioro, sino que además también lograrás una mejora muy sustancial en la funcionalidad del hombro a la vez que se logra una reducción del dolor y un aumento considerable de la fuerza, gracias a lo cual el paciente podrá llevar a cabo una vida normal pese a la existencia de la artrosis del hombro.

Últimas Entradas

Lesiones en fútbol. Prevención y recomendaciones

Lesiones en fútbol. Prevención y recomendaciones

Lesiones en fútbol. Prevención y recomendaciones

El deporte es muy saludable, pero es importante extremar las precauciones para evitar la aparición de las lesiones. Nos vamos a centrar en esta ocasión en las lesiones en fútbol, uno de los deportes más practicados y más populares actualmente, analizando cuáles son las lesiones más comunes del fútbol para entender mejor de qué se tratan y así poder prevenirlas con mayor eficacia.

Lesiones de rodilla

Las lesiones de rodilla en fútbol son las que suelen ser más preocupantes debido a que revisten mayor gravedad, siendo consideradas como las lesiones más graves en el fútbol, y se pueden presentar en cuatro tipos de lesiones principales que son las siguientes:

Lesión del ligamento cruzado anterior

Se trata de una de las lesiones en fútbol más graves, y también que se presenta con una mayor habitualidad.

El ligamento cruzado anterior está localizado en la rodilla y su función es la de dar estabilidad para que la tibia y el fémur se mantengan en la misma línea.

Requiere de intervención quirúrgica y un proceso de recuperación que puede incluso superar los ocho meses.

Lesión del ligamento cruzado posterior

Se trata de una lesión similar a la del cruzado anterior, pero con la particularidad de que es el ligamento que cruza perpendicularmente al cruzado anterior y se encuentra justo detrás de él.

Desgarros de menisco

Rotura parcial del cartílago, que se encuentra en el interior de la rodilla, debido a un fuerte impacto o movimiento brusco.

Tanto el desgarro como la rotura de menisco requieren de intervención quirúrgica.

Esguinces del ligamento medial

Otra de las lesiones más comunes del fútbol en la rodilla es el esguince de ligamento medial, que produce dolor e inflamación por la elongación o desgarro del ligamento que se encuentra ubicado en el interior de la rodilla.

Promoción Masaje Deportivo

Bono promocional masaje deportivo

Sesiones de 30 minutos de duración especifico para deportistas

 

Masaje para deportistas

Lesiones de tobillo

También es muy importante tener en cuenta los tres tipos de lesiones de tobillo más habituales en los futbolistas:

Esguince de tobillo

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes en el fútbol, se basan en la rotura total o parcial de los ligamentos que se encuentran ubicados en los tobillos, y tiene como objetivo limitar la rotación del pie.

La lesión se desarrolla generalmente cuando se lleva a cabo una rotación antinatural, ya sea por un mal apoyo, un pisotón, un cambio brusco de dirección o similares.

Es muy importante que, en el caso de que se produzca, el futbolista se someta a un tratamiento de esguinces, ya que la única manera de conseguir no sólo una pronta recuperación, la cual puede tardar hasta cinco meses, sino también lo más efectiva posible para evitar problemas de cara al futuro.

Tobillo de futbolista

El tobillo de futbolista se produce cuando se acumulan osteofitos y placas entre la tibia distal anterior y el astrágalo, lo cual provoca dolor.

Se desarrolla por traumatismos repetitivos como por ejemplo chutar el balón.

Fractura tibia o peroné

Rotura de la tibia o del peroné debido a un fuerte impacto.

Requiere inmovilización y en algunos casos intervención quirúrgica.

masaje lesiones deportivas

Clínica Fisioterapia Deportiva

Tratamiento de las lesiones deportivas

Sesiones de 1 hora de duración

Lesiones musculares en el fútbol

En cuanto a las lesiones musculares en el fútbol, hay tres tipos que se producen con más frecuencia:

Lesiones en los isquiotibiales

Los isquiotibiales son los músculos que se encuentran en la parte de detrás del muslo, los cuales se lesionan con habitualidad en deportes como el fútbol, pudiendo mantener de baja al deportista durante muchos meses.

Pubalgia

Lesión en músculos y/o tendones de la ingle, lo cual causa un fuerte dolor en la zona.

Generalmente se debe a la sobrecarga por un esfuerzo excesivo.

Es una lesión fútbol que requiere de reposo.

Contracturas

La contractura se produce cuando los músculos se contraen de forma involuntaria.

Para deshacer ese agarrotamiento y prevenir su formación en el futuro, es necesario realizar un masaje descontracturante.

Prevención y recomendaciones para evitar lesiones

Para evitar la aparición de estos problemas, es importante actuar en materia de prevención de lesiones en el fútbol, teniendo en cuenta estas recomendaciones:

  • Acudir regularmente a una clínica fisioterapia deportiva para tratar lesiones previas y mantener un adecuado estado de músculos, ligamentos y tendones a través de un profesional fisioterapeuta.
  • Evitar las sobrecargas.
  • No entrenar ni jugar en el caso de que se esté lesionado.
  • Es importante desarrollar la condición física.
  • Una dieta equilibrada reduce el riesgo de lesiones de fútbol.
  • Es importante calentar y estirar antes y después de la práctica deportiva.
  • Realizar inspecciones regulares del campo para detectar cualquier anomalía que pueda desembocar en una lesión.

Últimas Entradas

Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

La cervicalgia es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo, de manera que vamos a proceder a determinar qué es exactamente, síntomas que presenta, las causas por las que se puede desarrollar, daremos consejos sobre su prevención y por supuesto también analizaremos los posibles tratamientos a los que nos podemos someter.

¿Qué es la cervicalgia?

La cervicalgia, también denominada dolor cervical, es un dolor que se produce en la zona cervical y que afecta tanto a partes blandas como a partes duras, incluyendo los músculos, discos intervertebrales, nervios, ligamentos, articulaciones y vértebras.

La zona cervical es la parte más alta de la columna vertebral, y se caracteriza por ser más flexible, una de las razones por las que también tiene una mayor tendencia a presentar dolor.

Es importante diferenciar entre tortícolis y dolor cervical o cervicalgia, ya que aunque en ambos casos hablamos de dolor en el cuello, en el caso de la tortícolis, se trata de una contractura muscular que generalmente se va a producir por un movimiento brusco, es decir, observaremos un latigazo previo al dolor, algo que no ocurre con la cervicalgia.

Síntomas del dolor cervical

Para poder detectar la posible presencia de los síntomas de la cervicalgia más importantes que hay que tener en cuenta son:

  • Dolor en la zona del cuello.
  • Rigidez en el cuello.
  • El dolor aumenta cuando se mueve el cuello.
  • Se reduce la amplitud de movimientos del cuello.
  • Dolor de cabeza que comienza en la base del cráneo.
  • Dolor en los hombros o aumento de la sensibilidad.
  • Dolor en brazos y espalda.
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo en los brazos.
  • Sensación de fatiga y cansancio sin motivo aparente.
  • Aparición de mareos sin que exista una causa que los produzca.
  • Visión algo borrosa.
  • Zumbidos en los oídos.
  • Es habitual que la persona esté más irritable.
  • En casos extremos, se puede desarrollar depresión.
  • Alteración en el sueño.
  • Dificultad a la hora de concentrarse.
  • Aparición de problemas de memoria.

Hay que tener en cuenta que se pueden presentar uno o varios síntomas dolor cervical descritos anteriormente dependiendo de cada caso y de cada paciente.

Causas

También es muy importante analizar las diferentes causas por las que se produce dolor de cuello, destacando las siguientes:

  • Las malas posturas en el escritorio.
  • Mantener la misma postura durante demasiadas horas seguidas.
  • Dormir con malas posturas.
  • Realizar giros bruscos con el cuello.
  • Levantar pesos muy rápidamente o con posturas poco aconsejables.
  • Accidentes automovilísticos.
  • Realizar teletrabajo y trabajar desde casa sin tener en cuenta la higiene postural.
  • Forzar en exceso esta zona del cuello.
  • Ruptura de discos intervertebrales.
  • Presencia de artritis cervical.
  • Enfermedades como la fibromialgia.
  • Tendencia a padecer tortícolis, que puede desembocar en cervicalgia.
  • Esguinces en el cuello.
  • Osteoporosis en la zona de las cervicales.
  • Infección por osteomielitis en la columna.

Prevención de dolores cervicales

La prevención es la mejor forma de evitar los dolores cervicales, y para ello se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Evitar realizar giros bruscos con el cuello.
  • Mantener una buena postura al dormir.
  • Corregir las malas posturas frente al escritorio.
  • Reducir tus niveles de estrés.
  • Utilizar una almohada para cervicales.
  • Realizar ejercicios con el cuello para fortalecerlo.
  • Hacer pequeños descansos en aquellos trabajos que requieran mantener la misma posición durante mucho tiempo.
  • Hacer calentamientos con el cuello antes de practicar cualquier tipo de ejercicio físico.
  • Cuidar la higiene postural cuando se levanten pesos.
  • Tratamiento de aquellas enfermedades que puedan dar lugar a la aparición de cervicalgia.

Tratamiento cervicalgia

En cuanto al tratamiento cervicalgia, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

Tratamiento Fisioterapéutico

El tratamiento fisioterapéutico es esencial para conseguir tratar de forma efectiva la cervicalgia.

Hay que entender que, de no realizar un adecuado tratamiento y adquirir nuevos hábitos posturales y de cuidados para esta parte de nuestro cuerpo, la cervicalgia va a tender siempre a ir agravándose.

Al ponernos en manos de un profesional de la fisioterapia, la mejora no sólo será más rápida, sino que además se conseguirá actuar en profundidad, logrando de esta manera acabar con estos dolores que no tendrán por qué volver a aparecer siempre y cuando mantengamos unos cuidados básicos de higiene postural.

Cabe destacar que existen diferentes tratamientos que van desde estiramientos hasta punción seca, otros específicos como el tratamiento dolor de cuello, movilizaciones y otros que siempre se llevarán a cabo en la clínica de fisioterapia.

Esguince cervical

Tratamiento para dolores de la columna vertebral

Recomendados para aliviar los dolores y daños en la columna

 

Sesiones de 1 hora de duración

Higiene postural

También es muy importante estudiar bien la higiene postural, para lo cual se recomienda:

  • No mantener la misma postura durante demasiado tiempo.
  • Utilizar un colchón de calidad y con buena firmeza.
  • Utilizar almohada dolor cervical, especialmente diseñada para mantener la postura.
  • Las pantallas deberán colocarse a la altura de los ojos para evitar flexiones o malas posiciones del cuello.
  • Colocar el borde superior del reposacabezas del coche a la altura de los ojos.
  • Evitar realizar movimientos que fuercen el cuello en exceso.

Calor o frío en la zona

En el caso de que se presente la cervicalgia, es importante acudir al médico para que realice una valoración completa, pero de cualquier manera, tanto el calor como el frio pueden ser recomendables en diferentes casos:

  • Tratamiento con calor: es el que más se suele utilizar, logrando un efecto vasodilatadora que mejora la circulación y ayuda a relajar las fibras musculares.
  • Tratamiento con frio: se recomienda tan sólo en los casos en los que haya inflamación o el dolor sea muy elevado, logrando así poder aprovechar el efecto anestésico y la reducción de la inflamación,

Es importante aprender cómo usar el frío y el calor en el tratamiento de la cervicalgia, ya que de esta manera, podremos sacar partido a ambos tratamientos para obtener una mejora sustancial.

Últimas Entradas

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia es un problema bastante común, y se puede deber a diferentes factores que vamos a analizar a continuación. El objetivo es entender mejor qué es la lumbalgia, diferenciar lumbalgia de ciática, aprender más acerca de sus síntomas y por supuesto también descubrir los mejores tratamientos que ayudan a aliviar el dolor de lumbago.

* Tiempo estimado de lectura 3 minutos

Qué es la lumbalgia y por qué se produce

La lumbalgia es el nombre con el que se conoce el dolor lumbar, es decir, un dolor que se produce en la zona baja de la espalda entre las vértebras L-1 y L-5.
Dicho dolor se puede producir por diferentes razones entre las que destacan:

  • Lesiones previas.
  • Acumulación de tensión en la zona.
  • Enfermedades como la artritis.
  • Infecciones de diversa índole.
  • Discos intervertebrales dañados por lesión.
  • Desplazamiento de algún disco intervertebral.
  • Endurecimiento de los discos intervertebrales y deterioro por el paso de los años.
  • Presencia de tumores.
  • Dismetría de caderas.

Se calcula que aproximadamente el 80% de la población llega a sufrir lumbalgia a lo largo de sus vidas al menos una vez, aunque hay que tener en cuenta que es más frecuente en personas a partir de 1,81 cm de altura y las posibilidades aumentan también con la edad.

También se ha observado que este dolor es más habitual y persistente en personas fumadoras.

Qué diferencia hay entre lumbalgia y ciática

A menudo, la lumbalgia y la ciática se confunden, pero en realidad existen importantes diferencias.
En primer lugar, mientras que la lumbalgia es un dolor en la parte baja de la espalda, en el caso de la ciática se presenta con dolor en la parte alta de la pierna, aunque es cierto que en algunos casos se puede llegar a extender por la espalda.
La lumbalgia tan sólo presenta dolor y dificultad de movimientos, mientras que en el caso de lumbalgia, también se puede observar un entumecimiento de la zona afectada, hormigueo o debilidad.
En el caso de la ciática, hay que tener en cuenta que se trata de un problema que se desarrolla cuando el nervio ciático se pinza o se comprime.

 

Tipos de lumbalgia

Existen tres tipos de lumbalgia principales que son:
Lumbalgia mecánica: es la más habitual, dándose en el 90% de los casos de lumbalgia. Se puede producir desde por dismetrías hasta por sobrecargas, desequilibrios musculares, curvatura lumbar pronunciada, etcétera.
Lumbalgia no mecánica: es menos frecuente y más complicado. Puede ser inflamatoria, visceral, tumoral o infecciosa.
Lumbociática: casos en los que se combina la lumbalgia y la ciática.
A su vez, también podemos clasificar la lumbalgia en función del tiempo de evolución:
Lumbalgia aguda: duración de hasta un máximo de tres semanas.
Lumbalgia subaguda: desde tres semanas hasta tres meses.
Lumbalgia crónica: más de tres meses.

Es muy importante tener en cuenta que los síntomas pueden variar de un paciente a otro.

masaje para dolor lumbar

Tratamiento dolor lumbar

Recomendados para aliviar el dolor lumbar

¿Sufres dolor en la zona baja de la espalda?

Sesiones de 1 hora de duración

Prevención del dolor lumbar

Para prevenir el dolor en las lumbares, es recomendable tener en cuenta lo siguiente:

  • Fortalecer los músculos de la espalda ayudados por el fisioterapeuta.
  • Es muy importante aprender a sentarse correctamente.
  • Si se tiene que pasar mucho tiempo de pie, es recomendable cuidar mucho la posición de la espalda.
  • La posición al dormir también es importante, siendo la idónea dormir de costado con las rodillas dobladas.
  • Si duerme bocabajo, hágalo con una almohada debajo de las caderas, y si lo hace boca arriba, con una almohada debajo de las rodillas y otra debajo de la zona lumbar.
  • Utilice un colchón que se adapte a su columna para facilitar su descanso, sin llegar a deformarla.
  • Perder peso ayuda a prevenir la aparición de lumbago.

Tratamientos recomendables y qué hacer para aliviar el dolor de lumbago

En cuanto a la lumbalgia tratamiento, existen diferentes alternativas:

  • Seguir las indicaciones para prevención del dolor lumbar, ya que en el caso de que se haya desarrollado, ayudarán a reducirlo o incluso que desaparezca.
  • Aplique calor en la zona afectada.
  • También es interesante aplicar frío e ir combinando con el calor.
  • Los masajes son un complemento imprescindible, pero siempre de la mano de un fisioterapeuta profesional.
  • Es importante hacer ejercicios para la lumbalgia, porque ayudan a fortalecer la zona afectada, también siempre de la mano del fisioterapeuta para evitar agravar el estado.
  • Utilización de aparatos ortopédicos para el sostenimiento de la espalda.
  • En casos de dolor intenso, el profesional podrá recetar tratamientos médicos destacando los analgésicos.

Es esencial tener en cuenta que en estos casos no se recomiendan los remedios caseros como tratamiento, ya que en algunas ocasiones pueden llegar a agravar la situación.

Por esa razón, lo mejor que podemos hacer es contactar con un fisioterapeuta que será el que nos indique en cada caso los mejores tratamientos a considerar.

Últimas Entradas

Dolor y cansancio de los pies. Causas y tratamientos

Dolor y cansancio de los pies. Causas y tratamientos

Dolor y cansancio de los pies. Causas y tratamientos

El dolor y cansancio en los pies se pueden deber a múltiples razones, de manera que nuestro objetivo va ser el de valorar las principales causas por las que aparece el dolor en los pies, además de que estudiaremos los diferentes tratamientos que ayudan a acabar con estas molestias y esa sensación de cansancio que se produce con más frecuencia de la que podemos imaginar.

Qué causa el dolor en los pies

El dolor de pies es un problema bastante frecuente en la sociedad actual, y es que el ritmo de vida que llevamos, las malas posturas y vicios que adquirimos, etcétera, al final van haciendo mella en nuestro cuerpo, y precisamente los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que más sufren.

Entre las principales razones por las que se produce dolor y cansancio de pies podemos destacar:

  • Artritis en los pies: existen diferentes tipos de artrosis en los pies, incluyendo la artritis reactiva, la artritis séptica y la artritis reumatoide.
  • Dedos en martillo: cuando uno de los dedos se reflexiona hacia arriba, generalmente motivado por los pies planos o por calzado muy ajustado, los tendones se comienzan a estirar.
  • Edema: si existe una congestión linfática, es importante acudir al médico para solventar el problema y realizar un tratamiento de edemas con fisioterapia  ya que el edema en los pies puede provenir de diferentes raíces.
  • Fascitis plantar: la fascitis es uno de los problemas más habituales que causan dolor en los pies, y se produce por la inflamación de la fascia plantar, que es un ligamento que va desde el talón hasta la zona anterior del pie. El tratamiento fascitis plantar va a depender del grado del problema, por lo que se puede solucionar desde cambiando a zapatos de calidad hasta realizando infiltraciones, utilizando plantillas especiales, etcétera.
  • Grietas: con el paso de los años, la piel de los pies se va volviendo cada vez más seca, lo que favorece la aparición de pequeñas grietas. Si nuestros pies son insensibles, no notamos dolor, pero estas grietas van acumulando bacterias que pueden dar lugar a infecciones. Es importante aplicar cremas hidratantes y productos que mejoren el estado de la piel de los pies.
  • Juanetes: es también un problema bastante común, y se produce cuando se forma una prominencia en la articulación del dedo gordo del pie. Habitualmente es hereditario, pero también se puede producir por utilizar zapatos muy apretados o tacones altos. Para solucionar este problema se debe recurrir a la cirugía.
  • Neuroma de Morton: se produce por la hinchazón de un nervio, y hace tener la sensación de que hay una piedra en el zapato pero que nunca llegamos a encontrar. Afecta a la zona de los dedos, y sobre todo se produce por utilizar tacones altos y calzado muy estrecho.
  • Osteoartritis: el andar por superficies excesivamente duras como pueden ser el asfalto y el hormigón, hace que la osteoartritis se convierta en una de las enfermedades o problemas de pies más habitual. Es una enfermedad dolorosa y degenerativa, ya que se produce por el desgaste del cartílago articular y el hueso.
  • Pérdida de amortiguación: con el paso de los años, nuestros pies van perdiendo amortiguación, ya que las almohadillas de grasa poco a poco se van atrofiando. El tabaquismo acelera este problema, y para mejorar el estado se necesita utilizar plantillas ortopédicas, aunque no se llega a curar.
  • Pies hinchados: los pies hinchados se pueden deber a multitud de razones, incluyendo desde un estilo de vida sedentario a problemas de circulación, presencia de enfermedades como la diabetes, etcétera. En este caso, es necesario contactar con nuestro médico de confianza para averiguar la causa que lo origina.
Promoción piernas cansadas

Promoción Masaje 1×30

Recomendados para aliviar el dolor y cansancio de los pies

Aprovéchate de la promoción «Piernas Cansadas»

Sesiones de 1 hora de duración

Tratamiento del dolor y cansancio en los pies

Para llevar a cabo un adecuado tratamiento del dolor y cansancio en los pies, es muy importante que en primer lugar identifiquemos la causa por la que se produce, ya que en cada caso se deberá actuar de un modo diferente.

Hay tratamientos y consejos que generalmente actúan tanto a modo preventivo como activo y de forma beneficiosa en la mayor parte de casos como son los siguientes:

  • Masajes en los pies. Los masajes de pies pueden ser realizados con la mano por uno mismo o por un fisioterapeuta profesional, con un aparato de masajes o incluso colocando una botella de agua de 1,5 l congelada en el suelo para rodarla con los pies.
  • Hidratación de pies y piernas.
  • Ponerlos a remojo con agua caliente durante un par de minutos y pasarlos a agua fría.
  • Realizar estiramientos.
  • Practicar ejercicio físico con regularidad.
  • Aplicar hielo para reducir la inflamación y el dolor.
  • Descansar adecuadamente.
  • No permanecer de pie o sentado demasiadas horas seguidas.
Sin embargo, en la mayor parte de patologías vamos a precisar de un tratamiento específico, que vaya orientado a solucionar el problema de raíz y, de esta forma, acabar con el dolor y cansancio en los pies.

Últimas Entradas

Abrir chat