Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

La cervicalgia es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo, de manera que vamos a proceder a determinar qué es exactamente, síntomas que presenta, las causas por las que se puede desarrollar, daremos consejos sobre su prevención y por supuesto también analizaremos los posibles tratamientos a los que nos podemos someter.

¿Qué es la cervicalgia?

La cervicalgia, también denominada dolor cervical, es un dolor que se produce en la zona cervical y que afecta tanto a partes blandas como a partes duras, incluyendo los músculos, discos intervertebrales, nervios, ligamentos, articulaciones y vértebras.

La zona cervical es la parte más alta de la columna vertebral, y se caracteriza por ser más flexible, una de las razones por las que también tiene una mayor tendencia a presentar dolor.

Es importante diferenciar entre tortícolis y dolor cervical o cervicalgia, ya que aunque en ambos casos hablamos de dolor en el cuello, en el caso de la tortícolis, se trata de una contractura muscular que generalmente se va a producir por un movimiento brusco, es decir, observaremos un latigazo previo al dolor, algo que no ocurre con la cervicalgia.

Síntomas del dolor cervical

Para poder detectar la posible presencia de los síntomas de la cervicalgia más importantes que hay que tener en cuenta son:

  • Dolor en la zona del cuello.
  • Rigidez en el cuello.
  • El dolor aumenta cuando se mueve el cuello.
  • Se reduce la amplitud de movimientos del cuello.
  • Dolor de cabeza que comienza en la base del cráneo.
  • Dolor en los hombros o aumento de la sensibilidad.
  • Dolor en brazos y espalda.
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo en los brazos.
  • Sensación de fatiga y cansancio sin motivo aparente.
  • Aparición de mareos sin que exista una causa que los produzca.
  • Visión algo borrosa.
  • Zumbidos en los oídos.
  • Es habitual que la persona esté más irritable.
  • En casos extremos, se puede desarrollar depresión.
  • Alteración en el sueño.
  • Dificultad a la hora de concentrarse.
  • Aparición de problemas de memoria.

Hay que tener en cuenta que se pueden presentar uno o varios síntomas dolor cervical descritos anteriormente dependiendo de cada caso y de cada paciente.

Causas

También es muy importante analizar las diferentes causas por las que se produce dolor de cuello, destacando las siguientes:

  • Las malas posturas en el escritorio.
  • Mantener la misma postura durante demasiadas horas seguidas.
  • Dormir con malas posturas.
  • Realizar giros bruscos con el cuello.
  • Levantar pesos muy rápidamente o con posturas poco aconsejables.
  • Accidentes automovilísticos.
  • Realizar teletrabajo y trabajar desde casa sin tener en cuenta la higiene postural.
  • Forzar en exceso esta zona del cuello.
  • Ruptura de discos intervertebrales.
  • Presencia de artritis cervical.
  • Enfermedades como la fibromialgia.
  • Tendencia a padecer tortícolis, que puede desembocar en cervicalgia.
  • Esguinces en el cuello.
  • Osteoporosis en la zona de las cervicales.
  • Infección por osteomielitis en la columna.

Prevención de dolores cervicales

La prevención es la mejor forma de evitar los dolores cervicales, y para ello se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Evitar realizar giros bruscos con el cuello.
  • Mantener una buena postura al dormir.
  • Corregir las malas posturas frente al escritorio.
  • Reducir tus niveles de estrés.
  • Utilizar una almohada para cervicales.
  • Realizar ejercicios con el cuello para fortalecerlo.
  • Hacer pequeños descansos en aquellos trabajos que requieran mantener la misma posición durante mucho tiempo.
  • Hacer calentamientos con el cuello antes de practicar cualquier tipo de ejercicio físico.
  • Cuidar la higiene postural cuando se levanten pesos.
  • Tratamiento de aquellas enfermedades que puedan dar lugar a la aparición de cervicalgia.

Tratamiento cervicalgia

En cuanto al tratamiento cervicalgia, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

Tratamiento Fisioterapéutico

El tratamiento fisioterapéutico es esencial para conseguir tratar de forma efectiva la cervicalgia.

Hay que entender que, de no realizar un adecuado tratamiento y adquirir nuevos hábitos posturales y de cuidados para esta parte de nuestro cuerpo, la cervicalgia va a tender siempre a ir agravándose.

Al ponernos en manos de un profesional de la fisioterapia, la mejora no sólo será más rápida, sino que además se conseguirá actuar en profundidad, logrando de esta manera acabar con estos dolores que no tendrán por qué volver a aparecer siempre y cuando mantengamos unos cuidados básicos de higiene postural.

Cabe destacar que existen diferentes tratamientos que van desde estiramientos hasta punción seca, otros específicos como el tratamiento dolor de cuello, movilizaciones y otros que siempre se llevarán a cabo en la clínica de fisioterapia.

Esguince cervical

Tratamiento para dolores de la columna vertebral

Recomendados para aliviar los dolores y daños en la columna

 

Sesiones de 1 hora de duración

Higiene postural

También es muy importante estudiar bien la higiene postural, para lo cual se recomienda:

  • No mantener la misma postura durante demasiado tiempo.
  • Utilizar un colchón de calidad y con buena firmeza.
  • Utilizar almohada dolor cervical, especialmente diseñada para mantener la postura.
  • Las pantallas deberán colocarse a la altura de los ojos para evitar flexiones o malas posiciones del cuello.
  • Colocar el borde superior del reposacabezas del coche a la altura de los ojos.
  • Evitar realizar movimientos que fuercen el cuello en exceso.

Calor o frío en la zona

En el caso de que se presente la cervicalgia, es importante acudir al médico para que realice una valoración completa, pero de cualquier manera, tanto el calor como el frio pueden ser recomendables en diferentes casos:

  • Tratamiento con calor: es el que más se suele utilizar, logrando un efecto vasodilatadora que mejora la circulación y ayuda a relajar las fibras musculares.
  • Tratamiento con frio: se recomienda tan sólo en los casos en los que haya inflamación o el dolor sea muy elevado, logrando así poder aprovechar el efecto anestésico y la reducción de la inflamación,

Es importante aprender cómo usar el frío y el calor en el tratamiento de la cervicalgia, ya que de esta manera, podremos sacar partido a ambos tratamientos para obtener una mejora sustancial.

Últimas Entradas

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia es un problema bastante común, y se puede deber a diferentes factores que vamos a analizar a continuación. El objetivo es entender mejor qué es la lumbalgia, diferenciar lumbalgia de ciática, aprender más acerca de sus síntomas y por supuesto también descubrir los mejores tratamientos que ayudan a aliviar el dolor de lumbago.

* Tiempo estimado de lectura 3 minutos

Qué es la lumbalgia y por qué se produce

La lumbalgia es el nombre con el que se conoce el dolor lumbar, es decir, un dolor que se produce en la zona baja de la espalda entre las vértebras L-1 y L-5.
Dicho dolor se puede producir por diferentes razones entre las que destacan:

  • Lesiones previas.
  • Acumulación de tensión en la zona.
  • Enfermedades como la artritis.
  • Infecciones de diversa índole.
  • Discos intervertebrales dañados por lesión.
  • Desplazamiento de algún disco intervertebral.
  • Endurecimiento de los discos intervertebrales y deterioro por el paso de los años.
  • Presencia de tumores.
  • Dismetría de caderas.

Se calcula que aproximadamente el 80% de la población llega a sufrir lumbalgia a lo largo de sus vidas al menos una vez, aunque hay que tener en cuenta que es más frecuente en personas a partir de 1,81 cm de altura y las posibilidades aumentan también con la edad.

También se ha observado que este dolor es más habitual y persistente en personas fumadoras.

Qué diferencia hay entre lumbalgia y ciática

A menudo, la lumbalgia y la ciática se confunden, pero en realidad existen importantes diferencias.
En primer lugar, mientras que la lumbalgia es un dolor en la parte baja de la espalda, en el caso de la ciática se presenta con dolor en la parte alta de la pierna, aunque es cierto que en algunos casos se puede llegar a extender por la espalda.
La lumbalgia tan sólo presenta dolor y dificultad de movimientos, mientras que en el caso de lumbalgia, también se puede observar un entumecimiento de la zona afectada, hormigueo o debilidad.
En el caso de la ciática, hay que tener en cuenta que se trata de un problema que se desarrolla cuando el nervio ciático se pinza o se comprime.

 

Tipos de lumbalgia

Existen tres tipos de lumbalgia principales que son:
Lumbalgia mecánica: es la más habitual, dándose en el 90% de los casos de lumbalgia. Se puede producir desde por dismetrías hasta por sobrecargas, desequilibrios musculares, curvatura lumbar pronunciada, etcétera.
Lumbalgia no mecánica: es menos frecuente y más complicado. Puede ser inflamatoria, visceral, tumoral o infecciosa.
Lumbociática: casos en los que se combina la lumbalgia y la ciática.
A su vez, también podemos clasificar la lumbalgia en función del tiempo de evolución:
Lumbalgia aguda: duración de hasta un máximo de tres semanas.
Lumbalgia subaguda: desde tres semanas hasta tres meses.
Lumbalgia crónica: más de tres meses.

Es muy importante tener en cuenta que los síntomas pueden variar de un paciente a otro.

masaje para dolor lumbar

Tratamiento dolor lumbar

Recomendados para aliviar el dolor lumbar

¿Sufres dolor en la zona baja de la espalda?

Sesiones de 1 hora de duración

Prevención del dolor lumbar

Para prevenir el dolor en las lumbares, es recomendable tener en cuenta lo siguiente:

  • Fortalecer los músculos de la espalda ayudados por el fisioterapeuta.
  • Es muy importante aprender a sentarse correctamente.
  • Si se tiene que pasar mucho tiempo de pie, es recomendable cuidar mucho la posición de la espalda.
  • La posición al dormir también es importante, siendo la idónea dormir de costado con las rodillas dobladas.
  • Si duerme bocabajo, hágalo con una almohada debajo de las caderas, y si lo hace boca arriba, con una almohada debajo de las rodillas y otra debajo de la zona lumbar.
  • Utilice un colchón que se adapte a su columna para facilitar su descanso, sin llegar a deformarla.
  • Perder peso ayuda a prevenir la aparición de lumbago.

Tratamientos recomendables y qué hacer para aliviar el dolor de lumbago

En cuanto a la lumbalgia tratamiento, existen diferentes alternativas:

  • Seguir las indicaciones para prevención del dolor lumbar, ya que en el caso de que se haya desarrollado, ayudarán a reducirlo o incluso que desaparezca.
  • Aplique calor en la zona afectada.
  • También es interesante aplicar frío e ir combinando con el calor.
  • Los masajes son un complemento imprescindible, pero siempre de la mano de un fisioterapeuta profesional.
  • Es importante hacer ejercicios para la lumbalgia, porque ayudan a fortalecer la zona afectada, también siempre de la mano del fisioterapeuta para evitar agravar el estado.
  • Utilización de aparatos ortopédicos para el sostenimiento de la espalda.
  • En casos de dolor intenso, el profesional podrá recetar tratamientos médicos destacando los analgésicos.

Es esencial tener en cuenta que en estos casos no se recomiendan los remedios caseros como tratamiento, ya que en algunas ocasiones pueden llegar a agravar la situación.

Por esa razón, lo mejor que podemos hacer es contactar con un fisioterapeuta que será el que nos indique en cada caso los mejores tratamientos a considerar.

Últimas Entradas

Dolor y cansancio de los pies. Causas y tratamientos

Dolor y cansancio de los pies. Causas y tratamientos

Dolor y cansancio de los pies. Causas y tratamientos

El dolor y cansancio en los pies se pueden deber a múltiples razones, de manera que nuestro objetivo va ser el de valorar las principales causas por las que aparece el dolor en los pies, además de que estudiaremos los diferentes tratamientos que ayudan a acabar con estas molestias y esa sensación de cansancio que se produce con más frecuencia de la que podemos imaginar.

Qué causa el dolor en los pies

El dolor de pies es un problema bastante frecuente en la sociedad actual, y es que el ritmo de vida que llevamos, las malas posturas y vicios que adquirimos, etcétera, al final van haciendo mella en nuestro cuerpo, y precisamente los pies son una de las partes de nuestro cuerpo que más sufren.

Entre las principales razones por las que se produce dolor y cansancio de pies podemos destacar:

  • Artritis en los pies: existen diferentes tipos de artrosis en los pies, incluyendo la artritis reactiva, la artritis séptica y la artritis reumatoide.
  • Dedos en martillo: cuando uno de los dedos se reflexiona hacia arriba, generalmente motivado por los pies planos o por calzado muy ajustado, los tendones se comienzan a estirar.
  • Edema: si existe una congestión linfática, es importante acudir al médico para solventar el problema y realizar un tratamiento de edemas con fisioterapia  ya que el edema en los pies puede provenir de diferentes raíces.
  • Fascitis plantar: la fascitis es uno de los problemas más habituales que causan dolor en los pies, y se produce por la inflamación de la fascia plantar, que es un ligamento que va desde el talón hasta la zona anterior del pie. El tratamiento fascitis plantar va a depender del grado del problema, por lo que se puede solucionar desde cambiando a zapatos de calidad hasta realizando infiltraciones, utilizando plantillas especiales, etcétera.
  • Grietas: con el paso de los años, la piel de los pies se va volviendo cada vez más seca, lo que favorece la aparición de pequeñas grietas. Si nuestros pies son insensibles, no notamos dolor, pero estas grietas van acumulando bacterias que pueden dar lugar a infecciones. Es importante aplicar cremas hidratantes y productos que mejoren el estado de la piel de los pies.
  • Juanetes: es también un problema bastante común, y se produce cuando se forma una prominencia en la articulación del dedo gordo del pie. Habitualmente es hereditario, pero también se puede producir por utilizar zapatos muy apretados o tacones altos. Para solucionar este problema se debe recurrir a la cirugía.
  • Neuroma de Morton: se produce por la hinchazón de un nervio, y hace tener la sensación de que hay una piedra en el zapato pero que nunca llegamos a encontrar. Afecta a la zona de los dedos, y sobre todo se produce por utilizar tacones altos y calzado muy estrecho.
  • Osteoartritis: el andar por superficies excesivamente duras como pueden ser el asfalto y el hormigón, hace que la osteoartritis se convierta en una de las enfermedades o problemas de pies más habitual. Es una enfermedad dolorosa y degenerativa, ya que se produce por el desgaste del cartílago articular y el hueso.
  • Pérdida de amortiguación: con el paso de los años, nuestros pies van perdiendo amortiguación, ya que las almohadillas de grasa poco a poco se van atrofiando. El tabaquismo acelera este problema, y para mejorar el estado se necesita utilizar plantillas ortopédicas, aunque no se llega a curar.
  • Pies hinchados: los pies hinchados se pueden deber a multitud de razones, incluyendo desde un estilo de vida sedentario a problemas de circulación, presencia de enfermedades como la diabetes, etcétera. En este caso, es necesario contactar con nuestro médico de confianza para averiguar la causa que lo origina.
Promoción piernas cansadas

Promoción Masaje 1×30

Recomendados para aliviar el dolor y cansancio de los pies

Aprovéchate de la promoción «Piernas Cansadas»

Sesiones de 1 hora de duración

Tratamiento del dolor y cansancio en los pies

Para llevar a cabo un adecuado tratamiento del dolor y cansancio en los pies, es muy importante que en primer lugar identifiquemos la causa por la que se produce, ya que en cada caso se deberá actuar de un modo diferente.

Hay tratamientos y consejos que generalmente actúan tanto a modo preventivo como activo y de forma beneficiosa en la mayor parte de casos como son los siguientes:

  • Masajes en los pies. Los masajes de pies pueden ser realizados con la mano por uno mismo o por un fisioterapeuta profesional, con un aparato de masajes o incluso colocando una botella de agua de 1,5 l congelada en el suelo para rodarla con los pies.
  • Hidratación de pies y piernas.
  • Ponerlos a remojo con agua caliente durante un par de minutos y pasarlos a agua fría.
  • Realizar estiramientos.
  • Practicar ejercicio físico con regularidad.
  • Aplicar hielo para reducir la inflamación y el dolor.
  • Descansar adecuadamente.
  • No permanecer de pie o sentado demasiadas horas seguidas.
Sin embargo, en la mayor parte de patologías vamos a precisar de un tratamiento específico, que vaya orientado a solucionar el problema de raíz y, de esta forma, acabar con el dolor y cansancio en los pies.

Últimas Entradas

¿Qué es una esguince? Tratamiento y recuperación

¿Qué es una esguince? Tratamiento y recuperación

¿Qué es una esguince? Tratamiento y recuperación

De los diferentes tipos de lesiones que se pueden producir a la hora de practicar deporte o incluso en nuestro día a día habitual, el esguince es una de las más frecuentes, de manera que es importante aprender más acerca de qué se trata exactamente, tipos que existen, razones por las que se produce y por supuesto los síntomas, prevención y tratamiento para esta lesión.

Qué es un esguince y cuántos tipos hay

Un esguince es un tipo de lesión que se produce cuando uno o varios ligamentos que se encuentran alrededor de una determinada articulación se ven afectados, ya sea por un estiramiento excesivo o incluso una ruptura.

Dependiendo del grado de la lesión, se puede tratar de una pequeña distensión o incluso puede dar lugar a la ruptura definitiva que precisaría de cirugía para su restitución.

En total existen tres tipos de esguince tobillo que son:

  • Esguince grado 1: se trata de la lesión que se produce cuando se lleva a cabo una ligera distensión de uno o varios ligamentos, sin que llegue a dar lugar a una rotura. En este caso se observa un dolor leve y una pequeña inflamación, pero no limita los movimientos normales de la articulación.
  • Esguince grado 2: en este caso, uno o varios ligamentos se han distendido hasta que se ha llegado a producir una ligera rotura en el tejido. El dolor es moderado y la inflamación es mayor que en el caso anterior, además de que se reduce la movilidad y se crea inestabilidad articular. En este tipo de esguince puede aparecer algún hematoma.
  • Esguince grado 3: tiene lugar cuando el o los ligamentos se llegan a romper por completo. Esto produce un gran dolor y una fuerte hinchazón, impidiendo por completo la movilidad en la articulación.

Por qué se producen los esguinces

Hay que partir de la base de que no es lo mismo un esguince cervical que un esguince muñeca, un esguince de tobillo o un esguince de rodilla, ya que cada uno de ellos va a tener unas particularidades y características diferentes.

De cualquier manera, la lesión se produce siempre por un movimiento involuntario, generalmente motivado por una fuerza poco frecuente que actúa directamente sobre una articulación, dando lugar a la apertura de la misma con lo que se genera una distensión o incluso una rotura de uno o varios ligamentos que estén encargados de su soporte.

Esto ocurre sobre todo cuando practicamos deporte y se produce una caída, cuando pisamos una superficie irregular y se tuerce el pie o rodilla o, en definitiva, cuando se ejerce una fuerza superior a la normal en la articulación por cualquier razón.

Cómo saber si tienes un esguince

Para saber si se trata de un esguince síntomas serán similares a los que detallamos a continuación:

  • Dolor en la zona de la articulación.
  • Hinchazón en la articulación afectada.
  • Pueden aparecer hematomas y otros cambios de color en la piel.
  • Se observará rigidez articular, es decir, no podemos flexionar con normalidad la articulación.

Tratamiento con Fisioterapia

Esguinces Grado I, II, III

Cómo prevenir los esguinces

Para prevenir los esguinces, es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Calentar antes de practicar ejercicio físico o llevar a cabo algún tipo de tarea que tenga una importante exigencia a este nivel.
  • Mantener nuestras articulaciones en forma, ejercitadas y bien estiradas, reduce el riesgo de esguince, ya que actuarán mejor en el caso de que se produzca la fuerza.
  • Evitar el calzado irregular como el que tiene tacón alto.
  • Utilizar un calzado de calidad, muy especialmente a la hora de practicar ejercicio físico.
  • El calzado se deberá ajustar siempre adecuadamente a nuestros pies.
  • Cuando vayamos a realizar algún tipo de actividad o deporte que no hayamos practicado anteriormente, es importante hacerlo de forma gradual, ya que aunque estemos en forma, es posible que dicha actividad dé lugar a movimientos o fuerzas para las cuales algunas de nuestras articulaciones no estén acostumbradas.

Tratamiento y recuperación del esguince

Para solucionar el esguince tratamiento debe ser el más indicado en función de las características de la lesión.

En este sentido, existen diferentes recomendaciones que se aplicarán o no en función del grado del esguince y entre las que podemos destacar:

  • Aplicación de hielo: ideal sobre todo a modo de tratamiento de urgencia, ya que ayuda a reducir la inflamación y mejora la circulación, favoreciendo la recuperación durante las primeras horas. Se recomienda aplicar hielo durante 20 minutos con descansos de dos horas y repetir el máximo tiempo posible, generalmente hasta que nos durmamos por la noche.
  • Eleva la extremidad: la zona lesionada deberá situarse por encima del nivel del corazón, ya que de esta forma la gravedad actuará en beneficio del lesionado reduciendo la hinchazón.
  • Medicamentos libres: en el caso de dolor fuerte, se puede recurrir a medicamentos como el ibuprofeno.
  • Medicamentos receta: el médico se encargará de valorar si el paciente precisa de algún medicamento adicional.
  • Reposo: independientemente del grado de la lesión, el reposo va a ser necesario para que la articulación se pueda recuperar correctamente.
  • Vendaje de compresión: ayuda a calmar la hinchazón, para lo cual deberemos utilizar una venda elástica la cual utilizaremos para envolver la articulación, pero sin comprimir en exceso, ya que no queremos dificultar la circulación en estos momentos. Si se observa que aumenta la hinchazón y por lo tanto el dolor, o si se observa que la zona se adormece, será necesario aflojar un poco el vendaje.

Entradas Relacionadas

La tendinitis en el manguito rotador

La tendinitis en el manguito rotador

Es una lesión provocada por los daños sobre los músculos y tendones localizados en el hombro. También se conoce como el síndrome del manguito rotador o síndrome de pinzamiento. Conoce las causas por las que se puede provocar y las recomendaciones para evitarlo.

La tendinitis en el manguito rotador

La tendinitis en el manguito rotador

La tendinitis en el manguito rotador

Vamos a hablar acerca de la tendinitis en el manguito rotador, con el objetivo de resolver dudas frecuentes como las razones por las que se puede producir, síntomas más frecuentes, cómo prevenir problemas en los rotadores hombro, así como los diferentes tratamientos a través de los cuales se puede conseguir mejorar esta dolencia.

Qué es la tendinitis en el manguito rotador

Para poder comprender qué es la tendinitis manguito rotador, es importante que antes aprendamos un poco más acerca de la estructura muscular del hombro.

El manguito rotador es un conjunto de músculos y tendones que se encuentran alrededor de la articulación de cada uno de los hombros.

Esto no sólo permite la movilidad, sino que también mantiene la firmeza cuando se realizan movimientos, evitando que el hombro salga de su sitio.

Cuando se produce una lesión como puede ser una tendinitis, esta zona se ve afectada, perdiendo el manguito rotador su eficiencia.

Ubicación del manguito rotador
Existen diferentes razones por las que se puede producir el síndrome del manguito rotador, también conocido como síndrome de pinzamiento, pero es importante destacar que la edad suele ser determinante en este sentido, de manera que se presenta más en edades avanzadas que en personas jóvenes.

Por qué se produce la tendinitis en el manguito rotador

Entre las principales causas por las que se produce la tendinitis en el manguito rotador destacamos:

  • Dormir sobre el mismo brazo cada noche.
  • El desgaste normal por el trabajo y las actividades a lo largo de nuestra vida.
  • Lesiones como el desgarro en el propio manguito.
  • Adquirir malas posturas a lo largo del día.
  • Tener la misma postura durante periodos de tiempo largos.
  • Realizar movimientos muy repetitivos con el brazo por encima de la cabeza.
  • Tener los brazos por encima de la cabeza mucho tiempo cada día.
Además, también hay que considerar que existen unos factores de riesgo que son:
  • A más edad, más posibilidades de que se produzca, siendo más frecuente en personas a partir de 60 años.
  • Los antecedentes familiares.
  • La realización de trabajos que requieran mantener los brazos sobre la cabeza o realizar movimientos repetitivos durante mucho tiempo a lo largo del día.
  • Los trabajos que obligan a mantener la misma postura durante mucho tiempo a lo largo del día.
Fisioterapia manguito rotador

Cómo es el dolor y qué síntomas presenta

Para poder detectar la tendinitis manguito rotador síntomas más habituales son los siguientes:

  • Notar que el brazo se debilita.
  • Produce dolor y molestias durante la noche, hasta el punto de despertarnos.
  • Se presenta un dolor profundo en el hombro.
  • Aparece un dolor que imposibilita o dificulta el tocarse la espalda o incluso actividades habituales como peinarse.
  • Aparición de dolor cuando descendemos el hombro desde una posición elevada.
  • El dolor va desde el hombro hasta como mucho el codo, no descendiendo más allá.

Prevención de los problemas en el manguito rotador

Para evitar este problema, es importante tener en cuenta la prevención, y en este sentido recomendamos:

  • Realizar ejercicios que fortalezcan los músculos del brazo, especialmente los del hombro.
  • Evita los movimientos repetitivos con los brazos por encima de la cabeza.
  • Debes prevenir las malas posturas.
  • Si trabajas con la misma postura durante muchas horas como por ejemplo frente a un ordenador, debes realizar descansos en los que ejercites un poco los hombros.
Tanto a modo de tratamiento como a modo preventivo, es importante que valores la posibilidad de realizar ejercicios para tendinitis de manguito rotador, ya que de esta forma conseguirás fortalecer todos los músculos del hombro, previniendo la aparición del problema o mejorando su estado.

Tratamiento para la recuperación de una tendinitis en el hombro

Para evitar la evolución y mejorar el estado de la tendinitis manguito rotador tratamiento es muy importante, de manera que lo primero que debemos hacer es acudir a nuestro médico de confianza, que será el que mejor nos pueda asesorar en este sentido, pero desde una perspectiva general, lo que se suele recomendar es:

  • Realización de ejercicios de fisioterapia para tendinitis de manguito rotador. Estos ejercicios están orientados a fortalecer los músculos del hombro y a la realización de estiramientos.
  • Aplicación de compresas de hielo en la zona afectada.
  • Descansar el hombro, evitando la realización de actividades que puedan afectar negativamente.
  • En algunos casos, se recomiendan medicamentos para el dolor y la hinchazón como el ibuprofeno.
Tratamientos para el dolor de espalda
En casos más avanzados, es posible que se receten corticoides o incluso la realización de una artroscopia, a través de la cual se elimina el tejido inflamado así como se recorta el hueso para evitar la presión que el mismo ejerce sobre los tendones que se hayan visto afectados.

Recuerda que el tiempo recuperación tendinitis manguito rotador va a depender mucho del estado en el que se encuentre la lesión, así como de la importancia que demos al tratamiento, logrando una mejora muy sustancial en poco tiempo si prestamos atención a las indicaciones del médico, y por supuesto cumplimos con todas las recomendaciones tanto a la hora de mantener reposo como de realizar una actividad que no sea lesiva y que mejore la musculatura de la zona afectada.

Últimas Entradas Relacionadas

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

La cifosis es un problema de la alteración en la columna vertebral con mayor porcentaje de crecimiento en los países con mayor desarrollo En qué consiste la cifosis Tipos de cifosis Síntomas para detectarla Recomendaciones y tratamiento Tratamiento de la cifosis con...

Abrir chat