Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

Cervicalgia o dolor cervical: Causas, prevención y tratamiento

La cervicalgia es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo, de manera que vamos a proceder a determinar qué es exactamente, síntomas que presenta, las causas por las que se puede desarrollar, daremos consejos sobre su prevención y por supuesto también analizaremos los posibles tratamientos a los que nos podemos someter.

¿Qué es la cervicalgia?

La cervicalgia, también denominada dolor cervical, es un dolor que se produce en la zona cervical y que afecta tanto a partes blandas como a partes duras, incluyendo los músculos, discos intervertebrales, nervios, ligamentos, articulaciones y vértebras.

La zona cervical es la parte más alta de la columna vertebral, y se caracteriza por ser más flexible, una de las razones por las que también tiene una mayor tendencia a presentar dolor.

Es importante diferenciar entre tortícolis y dolor cervical o cervicalgia, ya que aunque en ambos casos hablamos de dolor en el cuello, en el caso de la tortícolis, se trata de una contractura muscular que generalmente se va a producir por un movimiento brusco, es decir, observaremos un latigazo previo al dolor, algo que no ocurre con la cervicalgia.

Síntomas del dolor cervical

Para poder detectar la posible presencia de los síntomas de la cervicalgia más importantes que hay que tener en cuenta son:

  • Dolor en la zona del cuello.
  • Rigidez en el cuello.
  • El dolor aumenta cuando se mueve el cuello.
  • Se reduce la amplitud de movimientos del cuello.
  • Dolor de cabeza que comienza en la base del cráneo.
  • Dolor en los hombros o aumento de la sensibilidad.
  • Dolor en brazos y espalda.
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo en los brazos.
  • Sensación de fatiga y cansancio sin motivo aparente.
  • Aparición de mareos sin que exista una causa que los produzca.
  • Visión algo borrosa.
  • Zumbidos en los oídos.
  • Es habitual que la persona esté más irritable.
  • En casos extremos, se puede desarrollar depresión.
  • Alteración en el sueño.
  • Dificultad a la hora de concentrarse.
  • Aparición de problemas de memoria.

Hay que tener en cuenta que se pueden presentar uno o varios síntomas dolor cervical descritos anteriormente dependiendo de cada caso y de cada paciente.

Causas

También es muy importante analizar las diferentes causas por las que se produce dolor de cuello, destacando las siguientes:

  • Las malas posturas en el escritorio.
  • Mantener la misma postura durante demasiadas horas seguidas.
  • Dormir con malas posturas.
  • Realizar giros bruscos con el cuello.
  • Levantar pesos muy rápidamente o con posturas poco aconsejables.
  • Accidentes automovilísticos.
  • Realizar teletrabajo y trabajar desde casa sin tener en cuenta la higiene postural.
  • Forzar en exceso esta zona del cuello.
  • Ruptura de discos intervertebrales.
  • Presencia de artritis cervical.
  • Enfermedades como la fibromialgia.
  • Tendencia a padecer tortícolis, que puede desembocar en cervicalgia.
  • Esguinces en el cuello.
  • Osteoporosis en la zona de las cervicales.
  • Infección por osteomielitis en la columna.

Prevención de dolores cervicales

La prevención es la mejor forma de evitar los dolores cervicales, y para ello se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Evitar realizar giros bruscos con el cuello.
  • Mantener una buena postura al dormir.
  • Corregir las malas posturas frente al escritorio.
  • Reducir tus niveles de estrés.
  • Utilizar una almohada para cervicales.
  • Realizar ejercicios con el cuello para fortalecerlo.
  • Hacer pequeños descansos en aquellos trabajos que requieran mantener la misma posición durante mucho tiempo.
  • Hacer calentamientos con el cuello antes de practicar cualquier tipo de ejercicio físico.
  • Cuidar la higiene postural cuando se levanten pesos.
  • Tratamiento de aquellas enfermedades que puedan dar lugar a la aparición de cervicalgia.

Tratamiento cervicalgia

En cuanto al tratamiento cervicalgia, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones.

Tratamiento Fisioterapéutico

El tratamiento fisioterapéutico es esencial para conseguir tratar de forma efectiva la cervicalgia.

Hay que entender que, de no realizar un adecuado tratamiento y adquirir nuevos hábitos posturales y de cuidados para esta parte de nuestro cuerpo, la cervicalgia va a tender siempre a ir agravándose.

Al ponernos en manos de un profesional de la fisioterapia, la mejora no sólo será más rápida, sino que además se conseguirá actuar en profundidad, logrando de esta manera acabar con estos dolores que no tendrán por qué volver a aparecer siempre y cuando mantengamos unos cuidados básicos de higiene postural.

Cabe destacar que existen diferentes tratamientos que van desde estiramientos hasta punción seca, otros específicos como el tratamiento dolor de cuello, movilizaciones y otros que siempre se llevarán a cabo en la clínica de fisioterapia.

Esguince cervical

Tratamiento para dolores de la columna vertebral

Recomendados para aliviar los dolores y daños en la columna

 

Sesiones de 1 hora de duración

Higiene postural

También es muy importante estudiar bien la higiene postural, para lo cual se recomienda:

  • No mantener la misma postura durante demasiado tiempo.
  • Utilizar un colchón de calidad y con buena firmeza.
  • Utilizar almohada dolor cervical, especialmente diseñada para mantener la postura.
  • Las pantallas deberán colocarse a la altura de los ojos para evitar flexiones o malas posiciones del cuello.
  • Colocar el borde superior del reposacabezas del coche a la altura de los ojos.
  • Evitar realizar movimientos que fuercen el cuello en exceso.

Calor o frío en la zona

En el caso de que se presente la cervicalgia, es importante acudir al médico para que realice una valoración completa, pero de cualquier manera, tanto el calor como el frio pueden ser recomendables en diferentes casos:

  • Tratamiento con calor: es el que más se suele utilizar, logrando un efecto vasodilatadora que mejora la circulación y ayuda a relajar las fibras musculares.
  • Tratamiento con frio: se recomienda tan sólo en los casos en los que haya inflamación o el dolor sea muy elevado, logrando así poder aprovechar el efecto anestésico y la reducción de la inflamación,

Es importante aprender cómo usar el frío y el calor en el tratamiento de la cervicalgia, ya que de esta manera, podremos sacar partido a ambos tratamientos para obtener una mejora sustancial.

Últimas Entradas

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

La lumbalgia es un problema bastante común, y se puede deber a diferentes factores que vamos a analizar a continuación. El objetivo es entender mejor qué es la lumbalgia, diferenciar lumbalgia de ciática, aprender más acerca de sus síntomas y por supuesto también descubrir los mejores tratamientos que ayudan a aliviar el dolor de lumbago.

* Tiempo estimado de lectura 3 minutos

Qué es la lumbalgia y por qué se produce

La lumbalgia es el nombre con el que se conoce el dolor lumbar, es decir, un dolor que se produce en la zona baja de la espalda entre las vértebras L-1 y L-5.
Dicho dolor se puede producir por diferentes razones entre las que destacan:

  • Lesiones previas.
  • Acumulación de tensión en la zona.
  • Enfermedades como la artritis.
  • Infecciones de diversa índole.
  • Discos intervertebrales dañados por lesión.
  • Desplazamiento de algún disco intervertebral.
  • Endurecimiento de los discos intervertebrales y deterioro por el paso de los años.
  • Presencia de tumores.
  • Dismetría de caderas.

Se calcula que aproximadamente el 80% de la población llega a sufrir lumbalgia a lo largo de sus vidas al menos una vez, aunque hay que tener en cuenta que es más frecuente en personas a partir de 1,81 cm de altura y las posibilidades aumentan también con la edad.

También se ha observado que este dolor es más habitual y persistente en personas fumadoras.

Qué diferencia hay entre lumbalgia y ciática

A menudo, la lumbalgia y la ciática se confunden, pero en realidad existen importantes diferencias.
En primer lugar, mientras que la lumbalgia es un dolor en la parte baja de la espalda, en el caso de la ciática se presenta con dolor en la parte alta de la pierna, aunque es cierto que en algunos casos se puede llegar a extender por la espalda.
La lumbalgia tan sólo presenta dolor y dificultad de movimientos, mientras que en el caso de lumbalgia, también se puede observar un entumecimiento de la zona afectada, hormigueo o debilidad.
En el caso de la ciática, hay que tener en cuenta que se trata de un problema que se desarrolla cuando el nervio ciático se pinza o se comprime.

 

Tipos de lumbalgia

Existen tres tipos de lumbalgia principales que son:
Lumbalgia mecánica: es la más habitual, dándose en el 90% de los casos de lumbalgia. Se puede producir desde por dismetrías hasta por sobrecargas, desequilibrios musculares, curvatura lumbar pronunciada, etcétera.
Lumbalgia no mecánica: es menos frecuente y más complicado. Puede ser inflamatoria, visceral, tumoral o infecciosa.
Lumbociática: casos en los que se combina la lumbalgia y la ciática.
A su vez, también podemos clasificar la lumbalgia en función del tiempo de evolución:
Lumbalgia aguda: duración de hasta un máximo de tres semanas.
Lumbalgia subaguda: desde tres semanas hasta tres meses.
Lumbalgia crónica: más de tres meses.

Es muy importante tener en cuenta que los síntomas pueden variar de un paciente a otro.

masaje para dolor lumbar

Tratamiento dolor lumbar

Recomendados para aliviar el dolor lumbar

¿Sufres dolor en la zona baja de la espalda?

Sesiones de 1 hora de duración

Prevención del dolor lumbar

Para prevenir el dolor en las lumbares, es recomendable tener en cuenta lo siguiente:

  • Fortalecer los músculos de la espalda ayudados por el fisioterapeuta.
  • Es muy importante aprender a sentarse correctamente.
  • Si se tiene que pasar mucho tiempo de pie, es recomendable cuidar mucho la posición de la espalda.
  • La posición al dormir también es importante, siendo la idónea dormir de costado con las rodillas dobladas.
  • Si duerme bocabajo, hágalo con una almohada debajo de las caderas, y si lo hace boca arriba, con una almohada debajo de las rodillas y otra debajo de la zona lumbar.
  • Utilice un colchón que se adapte a su columna para facilitar su descanso, sin llegar a deformarla.
  • Perder peso ayuda a prevenir la aparición de lumbago.

Tratamientos recomendables y qué hacer para aliviar el dolor de lumbago

En cuanto a la lumbalgia tratamiento, existen diferentes alternativas:

  • Seguir las indicaciones para prevención del dolor lumbar, ya que en el caso de que se haya desarrollado, ayudarán a reducirlo o incluso que desaparezca.
  • Aplique calor en la zona afectada.
  • También es interesante aplicar frío e ir combinando con el calor.
  • Los masajes son un complemento imprescindible, pero siempre de la mano de un fisioterapeuta profesional.
  • Es importante hacer ejercicios para la lumbalgia, porque ayudan a fortalecer la zona afectada, también siempre de la mano del fisioterapeuta para evitar agravar el estado.
  • Utilización de aparatos ortopédicos para el sostenimiento de la espalda.
  • En casos de dolor intenso, el profesional podrá recetar tratamientos médicos destacando los analgésicos.

Es esencial tener en cuenta que en estos casos no se recomiendan los remedios caseros como tratamiento, ya que en algunas ocasiones pueden llegar a agravar la situación.

Por esa razón, lo mejor que podemos hacer es contactar con un fisioterapeuta que será el que nos indique en cada caso los mejores tratamientos a considerar.

Últimas Entradas

La tendinitis en el manguito rotador

La tendinitis en el manguito rotador

La tendinitis en el manguito rotador

Vamos a hablar acerca de la tendinitis en el manguito rotador, con el objetivo de resolver dudas frecuentes como las razones por las que se puede producir, síntomas más frecuentes, cómo prevenir problemas en los rotadores hombro, así como los diferentes tratamientos a través de los cuales se puede conseguir mejorar esta dolencia.

Qué es la tendinitis en el manguito rotador

Para poder comprender qué es la tendinitis manguito rotador, es importante que antes aprendamos un poco más acerca de la estructura muscular del hombro.

El manguito rotador es un conjunto de músculos y tendones que se encuentran alrededor de la articulación de cada uno de los hombros.

Esto no sólo permite la movilidad, sino que también mantiene la firmeza cuando se realizan movimientos, evitando que el hombro salga de su sitio.

Cuando se produce una lesión como puede ser una tendinitis, esta zona se ve afectada, perdiendo el manguito rotador su eficiencia.

Ubicación del manguito rotador
Existen diferentes razones por las que se puede producir el síndrome del manguito rotador, también conocido como síndrome de pinzamiento, pero es importante destacar que la edad suele ser determinante en este sentido, de manera que se presenta más en edades avanzadas que en personas jóvenes.

Por qué se produce la tendinitis en el manguito rotador

Entre las principales causas por las que se produce la tendinitis en el manguito rotador destacamos:

  • Dormir sobre el mismo brazo cada noche.
  • El desgaste normal por el trabajo y las actividades a lo largo de nuestra vida.
  • Lesiones como el desgarro en el propio manguito.
  • Adquirir malas posturas a lo largo del día.
  • Tener la misma postura durante periodos de tiempo largos.
  • Realizar movimientos muy repetitivos con el brazo por encima de la cabeza.
  • Tener los brazos por encima de la cabeza mucho tiempo cada día.
Además, también hay que considerar que existen unos factores de riesgo que son:
  • A más edad, más posibilidades de que se produzca, siendo más frecuente en personas a partir de 60 años.
  • Los antecedentes familiares.
  • La realización de trabajos que requieran mantener los brazos sobre la cabeza o realizar movimientos repetitivos durante mucho tiempo a lo largo del día.
  • Los trabajos que obligan a mantener la misma postura durante mucho tiempo a lo largo del día.
Fisioterapia manguito rotador

Cómo es el dolor y qué síntomas presenta

Para poder detectar la tendinitis manguito rotador síntomas más habituales son los siguientes:

  • Notar que el brazo se debilita.
  • Produce dolor y molestias durante la noche, hasta el punto de despertarnos.
  • Se presenta un dolor profundo en el hombro.
  • Aparece un dolor que imposibilita o dificulta el tocarse la espalda o incluso actividades habituales como peinarse.
  • Aparición de dolor cuando descendemos el hombro desde una posición elevada.
  • El dolor va desde el hombro hasta como mucho el codo, no descendiendo más allá.

Prevención de los problemas en el manguito rotador

Para evitar este problema, es importante tener en cuenta la prevención, y en este sentido recomendamos:

  • Realizar ejercicios que fortalezcan los músculos del brazo, especialmente los del hombro.
  • Evita los movimientos repetitivos con los brazos por encima de la cabeza.
  • Debes prevenir las malas posturas.
  • Si trabajas con la misma postura durante muchas horas como por ejemplo frente a un ordenador, debes realizar descansos en los que ejercites un poco los hombros.
Tanto a modo de tratamiento como a modo preventivo, es importante que valores la posibilidad de realizar ejercicios para tendinitis de manguito rotador, ya que de esta forma conseguirás fortalecer todos los músculos del hombro, previniendo la aparición del problema o mejorando su estado.

Tratamiento para la recuperación de una tendinitis en el hombro

Para evitar la evolución y mejorar el estado de la tendinitis manguito rotador tratamiento es muy importante, de manera que lo primero que debemos hacer es acudir a nuestro médico de confianza, que será el que mejor nos pueda asesorar en este sentido, pero desde una perspectiva general, lo que se suele recomendar es:

  • Realización de ejercicios de fisioterapia para tendinitis de manguito rotador. Estos ejercicios están orientados a fortalecer los músculos del hombro y a la realización de estiramientos.
  • Aplicación de compresas de hielo en la zona afectada.
  • Descansar el hombro, evitando la realización de actividades que puedan afectar negativamente.
  • En algunos casos, se recomiendan medicamentos para el dolor y la hinchazón como el ibuprofeno.
Tratamientos para el dolor de espalda
En casos más avanzados, es posible que se receten corticoides o incluso la realización de una artroscopia, a través de la cual se elimina el tejido inflamado así como se recorta el hueso para evitar la presión que el mismo ejerce sobre los tendones que se hayan visto afectados.

Recuerda que el tiempo recuperación tendinitis manguito rotador va a depender mucho del estado en el que se encuentre la lesión, así como de la importancia que demos al tratamiento, logrando una mejora muy sustancial en poco tiempo si prestamos atención a las indicaciones del médico, y por supuesto cumplimos con todas las recomendaciones tanto a la hora de mantener reposo como de realizar una actividad que no sea lesiva y que mejore la musculatura de la zona afectada.

Últimas Entradas Relacionadas

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

La cifosis es un problema de la alteración en la columna vertebral con mayor porcentaje de crecimiento en los países con mayor desarrollo En qué consiste la cifosis Tipos de cifosis Síntomas para detectarla Recomendaciones y tratamiento Tratamiento de la cifosis con...

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

La cifosis es un problema de la alteración en la columna vertebral con mayor porcentaje de crecimiento en los países con mayor desarrollo

Es muy importante que la conozcamos y evaluemos adecuadamente con el objetivo de actuar en primer lugar a modo preventivo, y por supuesto, en el caso de que se desarrolle, poder encontrar el tratamiento a través del cual consigamos resolver el problema y evitar las dolencias habituales en estos casos.

En qué consiste la cifosis

La cifosis es la acentuación en la curvatura de la mitad superior de la espalda, la cual se suele producir debido a diferentes causas como el debilitamiento de los huesos de la columna que tiene lugar con la edad.

Este problema es más habitual en mujeres que en hombres y se acentúa con los años, aunque esto no impide que se pueda presentar incluso en niños, en cuyo caso generalmente se deberá a malformaciones en la columna o incluso a fracturas con forma de cuña en la misma.

Vamos a comenzar conociendo las causas por las que se produce la cifosis:

  • Artitis: se trata de una enfermedad degenerativa que debilita la columna y, por tanto, fomenta la aparición de cifosis.
  • Cáncer de columna: el cáncer puede ser un detonante de la debilitación de la columna vertebral, fomentando la aparición de fracturas.
  • Desgaste de los discos intervertebrales: conforme estos discos se van desgastando, es más fácil que se produzca la cifosis.
  • Enfermedad de Scheuermann: uno de los casos en los que se puede producir la cifosis en edades tempranas, concretamente antes de la pubertad, afectando más a niños que a niñas. Esta enfermedad puede dar lugar, entre otros, a la cifosis dorsal.
  • Fracturas en las vértebras: se suelen producir por compresión, y al adquirir forma de cuña motivan la curvatura hacia delante de la parte superior de la columna vertebral.
  • Osteoporosis: el desgaste producido por la osteoporosis facilita la aparición de pequeñas fracturas motivadas por compresión. Fomenta diferentes tipos de cifosis como puede ser la cifosis dorsal.
  • Problemas congénitos: la cifosis congénita es otra de las posibilidades que podemos encontrar, y se debe a un problema en el desarrollo de los huesos antes del nacimiento del niño.
  • Quimioterapia y radioterapia: aquellas personas que estén recibiendo un tratamiento oncológico, tendrán más posibilidades de padecer cifosis.
  • Síndrome de Ehlers-Danlos: aquellas personas que padecen este síndrome, son más propensas a la cifosis.
  • Síndrome de Marfan: estamos ante un síndrome que fomenta la aparición de cifosis.

Tipos de cifosis

Podemos destacar cuatro tipos de cifosis que son:

  • Cifosis congénita: es un tipo de cifosis que se produce antes de nuestro nacimiento, aunque generalmente no presenta síntomas hasta la adolescencia.
  • Cifosis postural: se motiva por las malas posturas que adquirimos a lo largo del día, las cuales fomentan que tanto huesos como músculos se habitúen a esta nueva postura.
  • Cifosis de Scheuermann: las vértebras adquieren forma de cuña, motivando la curvatura de la columna vertebral.
  • Cifosis secundaria: se trata de cifosis que se produce por problemas secundarios como puede ser una intervención quirúrgica, infecciones, fracturas, etc.
Tratamiento para la cifosis dorsal

Síntomas para detectarla

Es importante tener en cuenta que, cuando la cifosis es leve o se encuentra en las primeras fases, generalmente no presentar ningún tipo de síntoma.

Sin embargo, la cifosis en estados más avanzados puede presentar síntomas como los siguientes:

  • Dolor en la parte central de la espalda.
  • Sensación de fatiga.
  • Mayor sensibilidad en la columna.
  • Aumento de la rigidez en la columna vertebral.
  • Espalda con apariencia redondeada.
  • En casos graves, se puede dar incluso dificultad para respirar.

Recomendaciones y tratamiento

Dependiendo de la causa que motive su aparición, tenemos un tratamiento cifosis específico, entre los que vamos a destacar los siguientes:

  • Tratamiento para cifosis congénita: se deberá realizar una cirugía correctiva a edades tempranas.
  • Tratamiento para cifosis de Scheuermann: El paciente que padece la enfermedad de Scheuermann requiere de colocación de corsé y tratamiento en clínica fisioterapia. Si la curvatura es mayor de 60°, también precisará de cirugía.
  • Tratamiento para cifosis motivada por facturas por compresión: se deberá estudiar cada caso, de manera que se establecerá un sistema preventivo que evite nuevas fracturas, y en caso de que exista dolor fuerte o una deformidad visual considerable, se deberá proceder a realizar cirugía.
  • Tratamiento para cifosis por tumores o infecciones: el tratamiento dependerá del tipo de infección o tumor así como de su evolución o defecto causado, de manera que podemos encontrar desde tratamientos con medicamentos hasta la necesidad de realizar cirugía.
Tratamientos para el dolor de espalda

Tratamiento de la cifosis con fisioterapia

Para la cifosis fisioterapia es muy necesaria, y de hecho se trata de uno de los recursos comunes para cualquiera de los problemas que hayan causado la cifosis.

También habrá que tener en cuenta los síntomas que esté provocando y los problemas derivados que se puedan gestar a partir de la evolución que se observe, realizando ejercicios determinados que serán los que ayuden a corregir la postura y fortalecer la musculatura con el objetivo de aliviar la carga sobre la columna, reduciendo así a su vez la compresión.

Dependiendo de la fase en la que se encuentre la cifosis, se deberán trabajar unos músculos determinados, de manera que es muy importante que, en caso de presentar este problema o siempre y cuando queramos prevenir su aparición, ya que la fisioterapia actúa también a modo preventivo, es importante que nos pongamos en manos de un profesional fisioterapeuta que será el que se encargará de indicar el tipo de ejercicios que debemos realizar, frecuencia, intensidad, repeticiones, etc. para garantizar la máxima efectividad y evitar movimientos o ejercicios que puedan afectar de forma negativa.

Es muy importante que prestemos atención a nuestros hábitos posturales diarios, ya que de esta forma vamos a poder prevenir problemas como es el caso de la cifosis postural, los cuales, con el paso del tiempo y siempre y cuando no se actúe, pueden llegar a convertirse en un inconveniente que afecte negativamente a nuestra calidad de vida.

Últimas Entradas Relacionadas

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

La cifosis es un problema de la alteración en la columna vertebral con mayor porcentaje de crecimiento en los países con mayor desarrollo En qué consiste la cifosis Tipos de cifosis Síntomas para detectarla Recomendaciones y tratamiento Tratamiento de la cifosis con...

Causas y tratamiento de las contracturas musculares

Causas y tratamiento de las contracturas musculares

Causas y tratamiento de las contracturas musculares

Seguramente muchas veces nos hemos preguntado como puedo prevenir o evitar que nos aparezcan de forma constante estas molestias

¿Qué son las contracturas?

Una contractura es la contracción mantenida e involuntaria de uno o varios grupos musculares. Va asociado a dolor, inflamación y a una alteración del funcionamiento normal del músculo.

Inicialmente hay un aumento del tono y acortamiento muscular. Esto genera déficit en la irrigación sanguínea de la zona, el músculo no se puede alimentar bien, no tiene suficiente energía, y se producen en la zona un cúmulo de sustancias de desecho que producen inflamación y dolor.

Principales causas que pueden provocar una contractura muscular

Sin duda nuestro estilo de vida esta directamente relacionado con un gran numero de dolencias que podemos ir acumulando y arrastrando en el tiempo a lo largo de nuestra vida.
Las contracturas musculares pueden ser, en un gran numero de ocasiones, consecuencia de nuestro estilo de vida. Tal y como indica el CFM (colegio de fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid) el sedentarismo, el estrés y no contar con un estado de salud acorde son factores de riesgo a la hora de sufrir lesiones.

Si vienes sufriendo habitualmente contractura muscular en una zona concreta o sufres en este momento una contractura puntual, es casi seguro que alguna de las causas que citamos a continuación están presentes en ti de forma cotidiana.

  • Estrés, ansiedad, tensión emocional, pueden afectar al sistema nervioso causando rigidez y tensión muscular.
  • Deshidratación: cuando hacemos ejercicio, sudamos, eliminamos toxinas pero también sales minerales que los músculos necesitan para su correcto funcionamiento.
  • Frío: cuando lo sentimos, se produce automáticamente una contracción muscular para evitar perder el calor corporal.
  • Fatiga postural: las malas posturas en el trabajo, en la realización de las actividades de la vida diaria, y el sedentarismo, hacen que nuestros músculos se cansen, y se contracturen.
  • Mala alimentación: produce una intoxicación muscular y del resto de los tejidos.
  • Reflejo visceral: el mal funcionamiento de algún órgano provoca de forma refleja contracturas en algunas zonas determinadas del cuerpo.
  • Exceso de ejercicio o realización forzada de algún movimiento.

Recomendaciones para tratar una contractura muscular

La aplicación de frío o calor sobre la zona. El calor ayuda a relajar la musculatura, y el frío ayuda a bajar la inflamación. En algunos casos es buena la combinación de ambos.

Realizar estiramientos suaves y pequeñas movilizaciones de la musculatura implicada.

Masajes, un fisioterapeuta cualificado gracias a un masaje descontracturante adecuado provocará un aumento de la circulación sanguínea en la zona, un aumento de la flexibilidad, y elasticidad muscular, ayudando a la recuperación de los tejidos. También podrá realizar estiramientos y aplicar corrientes analgésicas y relajantes.

Buena hidratación: debemos beber de 2 a 3 litros al día. Si realizamos actividades y esfuerzos físicos debemos aumentar esta cantidad. Con esto ayudamos al cuerpo a obtener las sales minerales necesarias para que el músculo funcione correctamente y a eliminar las toxinas mejor.

Una alimentación rica en:

  • Calcio: necesario para la correcta contracción muscular. Presente en los lácteos, pescados azules, legumbres, frutos secos, brócoli
  • Vitamina D: vinculada al aumento de la fuerza, y el rendimiento físico. Se obtiene con la exposición al sol.
  • Vitamina C: antioxidante, presentes en frutas y verduras frescas como la naranjas, piña, kiwi. Favorece la recuperación y reduce el estrés muscular.
  • Potasio: importante en los deportistas ya que reduce el riesgo de sufrir calambres musculares. Lo podemos encontrar en el plátano, aguacate, espinacas, acelgas, salmón.
  • Magnesio: ayuda a la recuperación muscular, disminuyendo la sensación de fatiga y cansancio. Presentes en las legumbres, frutos secos, cereales integrales.

Es importante también tratar de evitar azucares refinados y excitantes como la cafeína.

Entradas Relacionadas

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

La cifosis es un problema de la alteración en la columna vertebral con mayor porcentaje de crecimiento en los países con mayor desarrollo En qué consiste la cifosis Tipos de cifosis Síntomas para detectarla Recomendaciones y tratamiento Tratamiento de la cifosis con...

5 Hábitos posturales negativos para nuestra salud

5 Hábitos posturales negativos para nuestra salud

*Tiempo aproximado de lectura: 3 minutos

No solemos pararnos a pensar en ello pero, la falta de educación, desde la infancia, en los hábitos posturales recomendables y la importancia de disciplinarnos en una conducta postural correcta como un hábito saludable, conduce al individuo a ir adoptando hábitos que son muy perjudiciales para la salud.

Lo cierto es que sería muy interesante que se introdujeran actividades escolares que se nos inculcaran la importancia de cuidar de forma pasiva de nuestro organismo para auto beneficiarnos saludablemente, enseñándonos principalmente a cuidar de nuestra espalda desde niños.

Lamentablemente los que ya somos adultos no tuvimos una asignatura en este sentido, y no parece que las nuevas generaciones de momento la tengan, por ello desde la clínica de fisioterapia Centro Kiros hemos querido aportar nuestro granito de arena, ya que la única salida que tenemos es tratar de aplicarnos e intentar poner de nuestra parte.

1. Respetar las pausas de descanso

Si tenemos un trabajo sedentario que nos obliga a pasar un gran número de horas manteniendo posturas forzadas para el desempeño de la tarea como estar sentado frente al ordenador o estar de pie, es muy importante que hagamos pausas, para relajar y estirar las zonas que están sufriendo toda la carga y presión durante el desarrollo de la tarea.

Realizar un descanso de 5 o 10 minutos, en el que movilicemos las piernas y ejercitemos un poco la musculatura del tren superior, esto no nos va hacer perder ritmo de trabajo, y nos va a reporta grandes beneficios para nuestra salud.

2. Sentarse correctamente frente al ordenador

Las nuevas tecnologías provocan en los individuos cambios de conducta y nuevos hábitos. En la actualidad está demostrado en múltiples estudios que cada vez utilizamos más el ordenador, bien de sobremesa o portátil.

Es muy aconsejable sentarnos correctamente para evitar que el cuerpo adopte posturas inadecuadas y focalicemos la carga sobre una zona en concreto durante mucho tiempo. En caso contrario podemos aumentar considerablemente la presión sobre la espalda, principalmente sobre la zona lumbar, lo que puede provocarnos dolores de espalda o llevarnos a sufrir lumbalgias o contracturas.

3. Postura poco saludable al usar el teléfono móvil

El aumento del uso de teléfonos móviles o Smartphone, está generando uno de los hábitos posturales más negativos en la sociedad contemporánea, y desde este artículo queremos hacer una llamada de atención a todos los padres.

La postura más habitual al usar el teléfono móvil es colocarlo por debajo de los ojos, lo que obliga a que bajemos la cabeza, y son las cervicales las que van a tener que soportar el peso de la cabeza durante largos periodos.

Esta postura es un verdadero castigo para estas vertebras y tiene un efecto muy negativo sobre nuestro organismo, llevandonos a poder genernos problemas graves como la cifosis.

La solución es tratar de posicionar el teléfono móvil a la altura de los ojos.

4. Portar el bolso sobre un hombro

Cualquier fisioterapeuta le indicara siempre la importancia de evitar llevar una carga durante un periodo de larga duración sobre un solo hombro.

Este gesto obliga a la musculatura a trabajar en un equilibrio incorrecto y acabará resintiéndose.

El equipo de fisioterapeutas de Centro Kirós queremos advertirles de la importancia de distribuir el peso siempre de manera equilibrada en el cuerpo, y le aconsejamos que trate de colocar el bolso en una posición cruzada, es decir sobre el hombro contrario, comúnmente postura conocida como bandolera.

5. Cuidar la postura al dormir

Tenemos que ser conscientes de que cada ser humano pasa entre 6 y 8 horas mínimo durmiendo cada día, lo más saludable sin duda es dormir cerca de las 8 horas que de las 6, pero siendo realistas hay personas que por diferentes motivos no pueden llegar.

Lo cierto es que es un gran número de horas en las que nuestro organismo puede tomar posturas poco saludables y que nos provoque lesiones, mayor fatiga, y desanimo desde primera hora.

Es aconsejable evitar dormir boca abajo, en primer lugar, porque nos va a provocar una mayor dificultad para respirar, pues estamos cargando el peso de nuestro cuerpo sobre la caja torácica y nos costara mayor esfuerzo llenar de oxigeno los pulmones.

Por otro lado esta posición nos obligara a girar el cuello, lo que estará generando una carga innecesaria sobre nuestras cervicales, y provocara que nos levantemos con dolores en el cuello o en un caso severo con torticolis.

Otro daño que estaremos generando en nuestro cuerpo al dormir en esta postura, es una sobre carga sobre la zona baja de la espalda, aumentando las posibilidades de sufrir una lumbalgia.

Abrir chat