91 517 39 84 info@centrokiros.com

Desde este artículo queremos evitar a todas aquellas personas que en algún momento puedan demandar un tratamiento de fisioterapia, puedan ser engañadas y pongan en peligro su salud.

El consejo general de colegios de fisioterapeutas de España (CGCFE), recoge en detalle y establece la definición de un acto fisioterapéutico en su Resolución 06/2012

Nosotros queremos sumar este aporte informativo a la población  y trasladarles una serie de pautas en su elección cuando vaya a solicitar el servicio de un fisioterapeuta, con la que pretendemos evitarles caer en engaños y que puedan sufrir daños que puedan afectar directamente sobre su salud.

Todo fisioterapeuta que desee ejercer como profesional, debe contar con una titulación pertinente que le acredite como poseedor de los conocimientos.

Dentro de la Comunidad de Madrid, todas las clínicas de fisioterapia o centros de salud que ofrecen servicios de fisioterapia al público deben contar con la autorización de la Dirección General de Ordenación e Inspección de la Consejería de Sanidad de las Comunidad de Madrid.

Para la consecución de dicha autorización la clínica o centro de fisioterapia debe cumplir con los requisitos que detalla el Decreto 51/2006, de 15 de junio, regulador del régimen jurídico y procedimiento de autorización y registro de los centros, servicios y establecimientos sanitarios en la Comunidad de Madrid.
La tramitación de esta autorización otorgara a la clínica el certificado para el desarrollo de la actividad por parte de ese centro sanitario, el cual debe estar visible al público, facilitando la lectura del número de expediente asignado por la Consejería.

Además, en la Comunidad de Madrid también es necesario para ejercer esta profesión que el profesional se encuentre dado de alta en el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid.

Por último, queremos animar a todas aquellas personas que puedan haber sido engañadas por falsos fisioterapeutas, a que denuncien y pongan en conocimiento de las autoridades, colegios de fisioterapeutas o sindicatos su caso, y poder así facilitar la localización de estos falsos fisioterapeutas, e impedir que puedan poner en riesgo la salud de otras personas.

Share This