91 517 39 84 info@centrokiros.com

No solemos pararnos a pensar en ello pero, la falta de educación, desde la infancia, en los hábitos posturales recomendables y la importancia de disciplinarnos en una conducta postural correcta como un hábito saludable, conduce al individuo a ir adoptando hábitos que son muy perjudiciales para la salud.

Lo cierto es que sería muy interesante que se introdujeran actividades escolares que se nos inculcaran la importancia de cuidar de forma pasiva de nuestro organismo para auto beneficiarnos saludablemente, enseñándonos principalmente a cuidar de nuestra espalda desde niños.

Lamentablemente los que ya somos adultos no tuvimos una asignatura en este sentido, y no parece que las nuevas generaciones de momento la tengan, por ello desde la clínica de fisioterapia Centro Kiros hemos querido aportar nuestro granito de arena, ya que la única salida que tenemos es tratar de aplicarnos e intentar poner de nuestra parte.

1. Respetar las pausas de descanso

Si tenemos un trabajo sedentario que nos obliga a pasar un gran número de horas manteniendo posturas forzadas para el desempeño de la tarea como estar sentado frente al ordenador o estar de pie, es muy importante que hagamos pausas, para relajar y estirar las zonas que están sufriendo toda la carga y presión durante el desarrollo de la tarea.

Realizar un descanso de 5 o 10 minutos, en el que movilicemos las piernas y ejercitemos un poco la musculatura del tren superior, esto no nos va hacer perder ritmo de trabajo, y nos va a reporta grandes beneficios para nuestra salud.

2. Sentarse correctamente frente al ordenador

Las nuevas tecnologías provocan en los individuos cambios de conducta y nuevos hábitos. En la actualidad está demostrado en múltiples estudios que cada vez utilizamos más el ordenador, bien de sobremesa o portátil.

Es muy aconsejable sentarnos correctamente para evitar que el cuerpo adopte posturas inadecuadas y focalicemos la carga sobre una zona en concreto durante mucho tiempo. En caso contrario podemos aumentar considerablemente la presión sobre la espalda, principalmente sobre la zona lumbar, lo que puede provocarnos dolores de espalda o llevarnos a sufrir lumbalgias.

3. Postura poco saludable al usar el teléfono móvil

El aumento del uso de teléfonos móviles o Smartphone, está generando uno de los hábitos posturales más negativos en la sociedad contemporánea, y desde este artículo queremos hacer una llamada de atención a todos los padres.

La postura más habitual al usar el teléfono móvil es colocarlo por debajo de los ojos, lo que obliga a que bajemos la cabeza, y son las cervicales las que van a tener que soportar el peso de la cabeza durante largos periodos.

Esta postura es un verdadero castigo para estas vertebras y tiene un efecto muy negativo sobre nuestro organismo, llevandonos a poder genernos problemas graves como la cifosis.

La solución es tratar de posicionar el teléfono móvil a la altura de los ojos.

4. Portar el bolso sobre un hombro

Cualquier fisioterapeuta le indicara siempre la importancia de evitar llevar una carga durante un periodo de larga duración sobre un solo hombro.

Este gesto obliga a la musculatura a trabajar en un equilibrio incorrecto y acabará resintiéndose.

El equipo de fisioterapeutas de Centro Kirós queremos advertirles de la importancia de distribuir el peso siempre de manera equilibrada en el cuerpo, y le aconsejamos que trate de colocar el bolso en una posición cruzada, es decir sobre el hombro contrario, comúnmente postura conocida como bandolera.

5. Cuidar la postura al dormir

Tenemos que ser conscientes de que cada ser humano pasa entre 6 y 8 horas mínimo durmiendo cada día, lo más saludable sin duda es está más cerca de las 8 horas que de las 6, pero siendo realistas hay personas que por diferentes motivos no pueden llegar.

Lo cierto es que es un gran número de horas en las que nuestro organismo puede tomar posturas poco saludables y que nos provoque lesiones, mayor fatiga, y desanimo desde primera hora.

Es aconsejable evitar dormir boca abajo, en primer lugar, porque nos va a provocar una mayor dificultad para respirar, pues estamos cargando el peso de nuestro cuerpo sobre la caja torácica y nos costara mayor esfuerzo llenar de oxigeno los pulmones.

Por otro lado esta posición nos obligara a girar el cuello, lo que estará generando una carga innecesaria sobre nuestras cervicales, y provocara que nos levantemos con dolores en el cuello o en un caso severo con torticolis.

Otro daño que estaremos generando en nuestro cuerpo al dormir en esta postura, es una sobre carga sobre la zona baja de la espalda, aumentando las posibilidades de sufrir una lumbalgia.

Share This