La lumbalgia. Prevención, síntomas y tratamiento

por | Abr 5, 2021 | Espalda | 0 Comentarios

La lumbalgia es un problema bastante común, y se puede deber a diferentes factores que vamos a analizar a continuación. El objetivo es entender mejor qué es la lumbalgia, diferenciar lumbalgia de ciática, aprender más acerca de sus síntomas y por supuesto también descubrir los mejores tratamientos que ayudan a aliviar el dolor de lumbago.

* Tiempo estimado de lectura 3 minutos

Qué es la lumbalgia y por qué se produce

La lumbalgia es el nombre con el que se conoce el dolor lumbar, es decir, un dolor que se produce en la zona baja de la espalda entre las vértebras L-1 y L-5.
Dicho dolor se puede producir por diferentes razones entre las que destacan:

  • Lesiones previas.
  • Acumulación de tensión en la zona.
  • Enfermedades como la artritis.
  • Infecciones de diversa índole.
  • Discos intervertebrales dañados por lesión.
  • Desplazamiento de algún disco intervertebral.
  • Endurecimiento de los discos intervertebrales y deterioro por el paso de los años.
  • Presencia de tumores.
  • Dismetría de caderas.

Se calcula que aproximadamente el 80% de la población llega a sufrir lumbalgia a lo largo de sus vidas al menos una vez, aunque hay que tener en cuenta que es más frecuente en personas a partir de 1,81 cm de altura y las posibilidades aumentan también con la edad.

También se ha observado que este dolor es más habitual y persistente en personas fumadoras.

Qué diferencia hay entre lumbalgia y ciática

A menudo, la lumbalgia y la ciática se confunden, pero en realidad existen importantes diferencias.
En primer lugar, mientras que la lumbalgia es un dolor en la parte baja de la espalda, en el caso de la ciática se presenta con dolor en la parte alta de la pierna, aunque es cierto que en algunos casos se puede llegar a extender por la espalda.
La lumbalgia tan sólo presenta dolor y dificultad de movimientos, mientras que en el caso de lumbalgia, también se puede observar un entumecimiento de la zona afectada, hormigueo o debilidad.
En el caso de la ciática, hay que tener en cuenta que se trata de un problema que se desarrolla cuando el nervio ciático se pinza o se comprime.

 

Tipos de lumbalgia

Existen tres tipos de lumbalgia principales que son:
Lumbalgia mecánica: es la más habitual, dándose en el 90% de los casos de lumbalgia. Se puede producir desde por dismetrías hasta por sobrecargas, desequilibrios musculares, curvatura lumbar pronunciada, etcétera.
Lumbalgia no mecánica: es menos frecuente y más complicado. Puede ser inflamatoria, visceral, tumoral o infecciosa.
Lumbociática: casos en los que se combina la lumbalgia y la ciática.
A su vez, también podemos clasificar la lumbalgia en función del tiempo de evolución:
Lumbalgia aguda: duración de hasta un máximo de tres semanas.
Lumbalgia subaguda: desde tres semanas hasta tres meses.
Lumbalgia crónica: más de tres meses.

Es muy importante tener en cuenta que los síntomas pueden variar de un paciente a otro.

masaje para dolor lumbar

Tratamiento dolor lumbar

Recomendados para aliviar el dolor lumbar

¿Sufres dolor en la zona baja de la espalda?

Sesiones de 1 hora de duración

Prevención del dolor lumbar

Para prevenir el dolor en las lumbares, es recomendable tener en cuenta lo siguiente:

  • Fortalecer los músculos de la espalda ayudados por el fisioterapeuta.
  • Es muy importante aprender a sentarse correctamente.
  • Si se tiene que pasar mucho tiempo de pie, es recomendable cuidar mucho la posición de la espalda.
  • La posición al dormir también es importante, siendo la idónea dormir de costado con las rodillas dobladas.
  • Si duerme bocabajo, hágalo con una almohada debajo de las caderas, y si lo hace boca arriba, con una almohada debajo de las rodillas y otra debajo de la zona lumbar.
  • Utilice un colchón que se adapte a su columna para facilitar su descanso, sin llegar a deformarla.
  • Perder peso ayuda a prevenir la aparición de lumbago.

Tratamientos recomendables y qué hacer para aliviar el dolor de lumbago

En cuanto a la lumbalgia tratamiento, existen diferentes alternativas:

  • Seguir las indicaciones para prevención del dolor lumbar, ya que en el caso de que se haya desarrollado, ayudarán a reducirlo o incluso que desaparezca.
  • Aplique calor en la zona afectada.
  • También es interesante aplicar frío e ir combinando con el calor.
  • Los masajes son un complemento imprescindible, pero siempre de la mano de un fisioterapeuta profesional.
  • Es importante hacer ejercicios para la lumbalgia, porque ayudan a fortalecer la zona afectada, también siempre de la mano del fisioterapeuta para evitar agravar el estado.
  • Utilización de aparatos ortopédicos para el sostenimiento de la espalda.
  • En casos de dolor intenso, el profesional podrá recetar tratamientos médicos destacando los analgésicos.

Es esencial tener en cuenta que en estos casos no se recomiendan los remedios caseros como tratamiento, ya que en algunas ocasiones pueden llegar a agravar la situación.

Por esa razón, lo mejor que podemos hacer es contactar con un fisioterapeuta que será el que nos indique en cada caso los mejores tratamientos a considerar.

Últimas Entradas

Abrir chat
Escríbenos