¿Qué es la Cifosis? Tipos, recomendaciones y tratamientos

por | Nov 4, 2020 | Espalda | 0 Comentarios

La cifosis es un problema de la alteración en la columna vertebral con mayor porcentaje de crecimiento en los países con mayor desarrollo

Es muy importante que la conozcamos y evaluemos adecuadamente con el objetivo de actuar en primer lugar a modo preventivo, y por supuesto, en el caso de que se desarrolle, poder encontrar el tratamiento a través del cual consigamos resolver el problema y evitar las dolencias habituales en estos casos.

En qué consiste la cifosis

La cifosis es la acentuación en la curvatura de la mitad superior de la espalda, la cual se suele producir debido a diferentes causas como el debilitamiento de los huesos de la columna que tiene lugar con la edad.

Este problema es más habitual en mujeres que en hombres y se acentúa con los años, aunque esto no impide que se pueda presentar incluso en niños, en cuyo caso generalmente se deberá a malformaciones en la columna o incluso a fracturas con forma de cuña en la misma.

Vamos a comenzar conociendo las causas por las que se produce la cifosis:

  • Artitis: se trata de una enfermedad degenerativa que debilita la columna y, por tanto, fomenta la aparición de cifosis.
  • Cáncer de columna: el cáncer puede ser un detonante de la debilitación de la columna vertebral, fomentando la aparición de fracturas.
  • Desgaste de los discos intervertebrales: conforme estos discos se van desgastando, es más fácil que se produzca la cifosis.
  • Enfermedad de Scheuermann: uno de los casos en los que se puede producir la cifosis en edades tempranas, concretamente antes de la pubertad, afectando más a niños que a niñas. Esta enfermedad puede dar lugar, entre otros, a la cifosis dorsal.
  • Fracturas en las vértebras: se suelen producir por compresión, y al adquirir forma de cuña motivan la curvatura hacia delante de la parte superior de la columna vertebral.
  • Osteoporosis: el desgaste producido por la osteoporosis facilita la aparición de pequeñas fracturas motivadas por compresión. Fomenta diferentes tipos de cifosis como puede ser la cifosis dorsal.
  • Problemas congénitos: la cifosis congénita es otra de las posibilidades que podemos encontrar, y se debe a un problema en el desarrollo de los huesos antes del nacimiento del niño.
  • Quimioterapia y radioterapia: aquellas personas que estén recibiendo un tratamiento oncológico, tendrán más posibilidades de padecer cifosis.
  • Síndrome de Ehlers-Danlos: aquellas personas que padecen este síndrome, son más propensas a la cifosis.
  • Síndrome de Marfan: estamos ante un síndrome que fomenta la aparición de cifosis.

Tipos de cifosis

Podemos destacar cuatro tipos de cifosis que son:

  • Cifosis congénita: es un tipo de cifosis que se produce antes de nuestro nacimiento, aunque generalmente no presenta síntomas hasta la adolescencia.
  • Cifosis postural: se motiva por las malas posturas que adquirimos a lo largo del día, las cuales fomentan que tanto huesos como músculos se habitúen a esta nueva postura.
  • Cifosis de Scheuermann: las vértebras adquieren forma de cuña, motivando la curvatura de la columna vertebral.
  • Cifosis secundaria: se trata de cifosis que se produce por problemas secundarios como puede ser una intervención quirúrgica, infecciones, fracturas, etc.
Tratamiento para la cifosis dorsal

Síntomas para detectarla

Es importante tener en cuenta que, cuando la cifosis es leve o se encuentra en las primeras fases, generalmente no presentar ningún tipo de síntoma.

Sin embargo, la cifosis en estados más avanzados puede presentar síntomas como los siguientes:

  • Dolor en la parte central de la espalda.
  • Sensación de fatiga.
  • Mayor sensibilidad en la columna.
  • Aumento de la rigidez en la columna vertebral.
  • Espalda con apariencia redondeada.
  • En casos graves, se puede dar incluso dificultad para respirar.

Recomendaciones y tratamiento

Dependiendo de la causa que motive su aparición, tenemos un tratamiento cifosis específico, entre los que vamos a destacar los siguientes:

  • Tratamiento para cifosis congénita: se deberá realizar una cirugía correctiva a edades tempranas.
  • Tratamiento para cifosis de Scheuermann: El paciente que padece la enfermedad de Scheuermann requiere de colocación de corsé y tratamiento en clínica fisioterapia. Si la curvatura es mayor de 60°, también precisará de cirugía.
  • Tratamiento para cifosis motivada por facturas por compresión: se deberá estudiar cada caso, de manera que se establecerá un sistema preventivo que evite nuevas fracturas, y en caso de que exista dolor fuerte o una deformidad visual considerable, se deberá proceder a realizar cirugía.
  • Tratamiento para cifosis por tumores o infecciones: el tratamiento dependerá del tipo de infección o tumor así como de su evolución o defecto causado, de manera que podemos encontrar desde tratamientos con medicamentos hasta la necesidad de realizar cirugía.
Tratamientos para el dolor de espalda

Tratamiento de la cifosis con fisioterapia

Para la cifosis fisioterapia es muy necesaria, y de hecho se trata de uno de los recursos comunes para cualquiera de los problemas que hayan causado la cifosis.

También habrá que tener en cuenta los síntomas que esté provocando y los problemas derivados que se puedan gestar a partir de la evolución que se observe, realizando ejercicios determinados que serán los que ayuden a corregir la postura y fortalecer la musculatura con el objetivo de aliviar la carga sobre la columna, reduciendo así a su vez la compresión.

Dependiendo de la fase en la que se encuentre la cifosis, se deberán trabajar unos músculos determinados, de manera que es muy importante que, en caso de presentar este problema o siempre y cuando queramos prevenir su aparición, ya que la fisioterapia actúa también a modo preventivo, es importante que nos pongamos en manos de un profesional fisioterapeuta que será el que se encargará de indicar el tipo de ejercicios que debemos realizar, frecuencia, intensidad, repeticiones, etc. para garantizar la máxima efectividad y evitar movimientos o ejercicios que puedan afectar de forma negativa.

Es muy importante que prestemos atención a nuestros hábitos posturales diarios, ya que de esta forma vamos a poder prevenir problemas como es el caso de la cifosis postural, los cuales, con el paso del tiempo y siempre y cuando no se actúe, pueden llegar a convertirse en un inconveniente que afecte negativamente a nuestra calidad de vida.

Últimas Entradas Relacionadas

Abrir chat