¿Qué es una esguince? Tratamiento y recuperación

por | Ene 26, 2021 | Deportes | 0 Comentarios

De los diferentes tipos de lesiones que se pueden producir a la hora de practicar deporte o incluso en nuestro día a día habitual, el esguince es una de las más frecuentes, de manera que es importante aprender más acerca de qué se trata exactamente, tipos que existen, razones por las que se produce y por supuesto los síntomas, prevención y tratamiento para esta lesión.

Qué es un esguince y cuántos tipos hay

Un esguince es un tipo de lesión que se produce cuando uno o varios ligamentos que se encuentran alrededor de una determinada articulación se ven afectados, ya sea por un estiramiento excesivo o incluso una ruptura.

Dependiendo del grado de la lesión, se puede tratar de una pequeña distensión o incluso puede dar lugar a la ruptura definitiva que precisaría de cirugía para su restitución.

En total existen tres tipos de esguince tobillo que son:

  • Esguince grado 1: se trata de la lesión que se produce cuando se lleva a cabo una ligera distensión de uno o varios ligamentos, sin que llegue a dar lugar a una rotura. En este caso se observa un dolor leve y una pequeña inflamación, pero no limita los movimientos normales de la articulación.
  • Esguince grado 2: en este caso, uno o varios ligamentos se han distendido hasta que se ha llegado a producir una ligera rotura en el tejido. El dolor es moderado y la inflamación es mayor que en el caso anterior, además de que se reduce la movilidad y se crea inestabilidad articular. En este tipo de esguince puede aparecer algún hematoma.
  • Esguince grado 3: tiene lugar cuando el o los ligamentos se llegan a romper por completo. Esto produce un gran dolor y una fuerte hinchazón, impidiendo por completo la movilidad en la articulación.

Por qué se producen los esguinces

Hay que partir de la base de que no es lo mismo un esguince cervical que un esguince muñeca, un esguince de tobillo o un esguince de rodilla, ya que cada uno de ellos va a tener unas particularidades y características diferentes.

De cualquier manera, la lesión se produce siempre por un movimiento involuntario, generalmente motivado por una fuerza poco frecuente que actúa directamente sobre una articulación, dando lugar a la apertura de la misma con lo que se genera una distensión o incluso una rotura de uno o varios ligamentos que estén encargados de su soporte.

Esto ocurre sobre todo cuando practicamos deporte y se produce una caída, cuando pisamos una superficie irregular y se tuerce el pie o rodilla o, en definitiva, cuando se ejerce una fuerza superior a la normal en la articulación por cualquier razón.

Cómo saber si tienes un esguince

Para saber si se trata de un esguince síntomas serán similares a los que detallamos a continuación:

  • Dolor en la zona de la articulación.
  • Hinchazón en la articulación afectada.
  • Pueden aparecer hematomas y otros cambios de color en la piel.
  • Se observará rigidez articular, es decir, no podemos flexionar con normalidad la articulación.

Tratamiento con Fisioterapia

Esguinces Grado I, II, III

Cómo prevenir los esguinces

Para prevenir los esguinces, es importante tener en cuenta una serie de recomendaciones:

  • Calentar antes de practicar ejercicio físico o llevar a cabo algún tipo de tarea que tenga una importante exigencia a este nivel.
  • Mantener nuestras articulaciones en forma, ejercitadas y bien estiradas, reduce el riesgo de esguince, ya que actuarán mejor en el caso de que se produzca la fuerza.
  • Evitar el calzado irregular como el que tiene tacón alto.
  • Utilizar un calzado de calidad, muy especialmente a la hora de practicar ejercicio físico.
  • El calzado se deberá ajustar siempre adecuadamente a nuestros pies.
  • Cuando vayamos a realizar algún tipo de actividad o deporte que no hayamos practicado anteriormente, es importante hacerlo de forma gradual, ya que aunque estemos en forma, es posible que dicha actividad dé lugar a movimientos o fuerzas para las cuales algunas de nuestras articulaciones no estén acostumbradas.

Tratamiento y recuperación del esguince

Para solucionar el esguince tratamiento debe ser el más indicado en función de las características de la lesión.

En este sentido, existen diferentes recomendaciones que se aplicarán o no en función del grado del esguince y entre las que podemos destacar:

  • Aplicación de hielo: ideal sobre todo a modo de tratamiento de urgencia, ya que ayuda a reducir la inflamación y mejora la circulación, favoreciendo la recuperación durante las primeras horas. Se recomienda aplicar hielo durante 20 minutos con descansos de dos horas y repetir el máximo tiempo posible, generalmente hasta que nos durmamos por la noche.
  • Eleva la extremidad: la zona lesionada deberá situarse por encima del nivel del corazón, ya que de esta forma la gravedad actuará en beneficio del lesionado reduciendo la hinchazón.
  • Medicamentos libres: en el caso de dolor fuerte, se puede recurrir a medicamentos como el ibuprofeno.
  • Medicamentos receta: el médico se encargará de valorar si el paciente precisa de algún medicamento adicional.
  • Reposo: independientemente del grado de la lesión, el reposo va a ser necesario para que la articulación se pueda recuperar correctamente.
  • Vendaje de compresión: ayuda a calmar la hinchazón, para lo cual deberemos utilizar una venda elástica la cual utilizaremos para envolver la articulación, pero sin comprimir en exceso, ya que no queremos dificultar la circulación en estos momentos. Si se observa que aumenta la hinchazón y por lo tanto el dolor, o si se observa que la zona se adormece, será necesario aflojar un poco el vendaje.

Entradas Relacionadas

Abrir chat